CESAR REYES - Su biografía

CESAR REYES

1885-1958

Biografia comentada

 

 EL  CARACOL

Molusco que vive “con su casa a cuesta”, pequeño laberinto.  A pesar de su insignificancia anímica, tiene su sabio instinto. Desconoce el orden social. Vive oculto, humildemente, resignadamente, en su cáscara, como un Diógenes en su tonel. Ajeno al ajetreo humano, a  la babel de bastardos intereses mundanos, se refugia en su espiral. Asoma, a veces, con humilde curiosidad,  para auscultar si las pasiones humanas disminuyeron, en un anhelo de que la vida tenga color de aurora. Y al ver que la insensatez social no atemperó su virulencia, se esconde de nuevo en su laberinto diminuto, como Diógenes en su tonel.

El estoico se abisma en su yo. Forja su filosofía, su fuente espiritual de vida íntima. Es nomás una fuerza moral. (R.C.R. )

 

 

Introducción

 

Julián Cáceres Freyre, antropólogo, geógrafo e historiador, director del Instituto Nacional de Antropología durante más de veinte años, “Ciudadano ilustre de la Ciudad de La Rioja”, rescató la personalidad de César Reyes en su libro “Biobliografia  comentada” edición La Ciudad de los Naranjos. Por su libro, conocemos la enorme producción historiográfica de César Reyes y un período de su vida en Rosario donde lo visitó.

                Escuchaba a mi padre hablar de la obra de su tío y comentar con sus amigos el  libro “La Sociedad Argentina”, que presentara para su tesis de doctor en abogacía en la Universidad de Córdoba.

                Cuando leí el libro de Cáceres Freire fui a Rosario en busca de los familiares de Oscar Reyes, su hermano médico, en cuya casa falleció César.  Conocí  entonces a Elena y Gladys sus sobrinas, quienes conocieron a César en sus últimos tristes años de vida.

                En Buenos Aires, al tiempo de iniciar mi página web sobre  historia de La Rioja, recibí una llamada de la Lic. Teresa Fuster del Archivo Histórico de la Nación quien me informó que existían unos Legajos de César Reyes.    A  ella le debo su apoyo y ayuda  en el Archivo y finalmente a  Susana Salfi  su  paciente trabajo de corrección y ordenamiento de gran parte de esta biografía.

Así  fue que durante muchos días leí aquellos documentos perfectamente ordenados por mi tío abuelo que  por sus contenidos deben haber sido enviados al  Archivo desde Rosario donde residió desde 1921.

                Del  conocimiento  de aspectos de su vida familiar, de sus años en La Rioja ya recibido de abogad  y de la lectura del libro de Cáceres Freyre, surgió en mí la idea de intentar una biografía sobre su obra,  sus ideas y aspectos de su vida.

                Fue el estudio de la historia de La Rioja, del  Bosquejo Histórico que escribió su padre, Marcelino Reyes,  y  por la relación que tuvo él con su padre, lo que me impulsó a investigar y escribir.

 Fue César el depositario de  todo el archivo de su padre  en La Rioja y   Rosario, hasta su muerte cuando –como cuenta Cáceres Freyre en su libro-- la fatalidad hiciera que se perdieran más de mil volúmenes de libros y archivos de la historia riojana , enriquecidos a lo largo de 50 años de su vida.

                Repasar los títulos de los libros  escritos por César Reyes desde 1921 en adelante  que se perdieron, dan una idea del  enorme valor de esa pérdida.  Todavía  quedan testimonios de su obra diversa en la Academia de Historia, en el Archivo Histórico de la Nación y en algunas bibliotecas que demandan su estudio.

                Esta biografía  comentada  e incompleta  que presento aquí,  es en cierto modo un reconocimiento a la vida de un hombre de su tiempo  en sus ideas y en sus obras que solo conocemos en forma dispersa y parcial.

 

 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------        

 

LA CIUDAD DE LOS NARANJOS

 

                La Rioja en el amanecer del siglo XX era una ciudad semidestruída, desolada.

                A las 4 y media de la tarde del 27 de octubre de 1894 “un sordo ruido como de un tropel que venia marchando desde Vargas, luego un par de sacudones fortísimos que en escasos segundos dejó a la ciudad prácticamente en escombros para culminar con un suave movimiento ondulatorio”. (1)

                La gran mayoría de las casas de adobe estaban en el suelo. Los edificios públicos y las casas de ladrillos  y oficinas públicas afectadas seriamente. Las Iglesias destruidas, salvo la de Santo Domingo construida de piedra y algarrobo en 1620 quedó en pié. También en el interior de la provincia: Chilecito, Castro Barros, Chamical  Anillaco y Aminga  resultaron  con grandes daños y varios muertos. Sanagasta, a 30 km. de la Ciudad de La Rioja totalmente destruida.

                El Batallón de Ingenieros de la Guardia Nacional instala carpas en la Plaza Nueva; el gobernador y sus ministros duermen a la intemperie en la Plaza frente a la Casa de Gobierno semidestruída.

                Se cuentan solo  8 muertos,  pues la hora del terremoto salvó   que  hubieran  muchos más.

                La Ciudad de La Rioja tenía entonces 14.000 habitantes. No habían transcurridos 25 años desde el fin de la guerra civil que diezmó la economía, y dividió a su sociedad  dejando a sus pobladores en una pobreza pavorosa.

                La provincia que había dado sus hombres y sus recursos a la guerra de la Independencia en la Expedición Auxiliadora de Zelada y Dávila liberando Copiapó y dando recursos al Ejército del Alto Perú, vivió después 50 años envuelta en  la guerra civil que le costó la vida a miles de riojanos.

                Los canales de riego  que  surten la ciudad con el agua de un arroyo que llega desde el  lejano Valle del  Huaco, están destruidos, desbordados. El pueblo ya sin distinción de banderías federales o unitarias pasaría la noche más triste y desolada desde los días más penosos de la guerra.

                En esos días  un  changuito de nueve años recorría las calles y callejones de tierra  de la ciudad  junto a  grupos de hombres  y mujeres removiendo escombros tratando de salvar las pertenencias de lo que eran sus hogares.

                En una de las carpas en la Plaza,  Sofía Reyes  daba a luz su primer hijo.

                César, uno de los hermanos menores, nuestro biografiado, compartía asombrado la tragedia que enlutaba a la ciudad de los naranjos;  su ciudad, a la que dedicaría una vida de estudio y fervor.

(1)Terremoto en La Rioja, por Florencio Gilberto Aceñolaza, en Todo es Historia Nº 58)    

               

                César Reyes Vallejo nació en La Rioja el 25 de octubre de 1885. Hijo de Marcelino Reyes Sáenz y Mercedes Vallejo Ortiz.  Antepenúltimo hijo varón de sus cuatro hermanos y  siete hermanas.

                Su infancia transcurre en el entorno de una familia numerosa y disciplinada en las normas culturales y sociales de una época  marcada por la guerra civil. La familia de su madre Mercedes  Vallejo  Ortíz de antiguo origen partícipes de todos los acontecimientos de aquella  guerra civil. Su padre Teniente Coronel  Marcelino Reyes Sáenz,  porteño, llegado a La Rioja en 1868  retirado en 1880, y  protagonista de la vida política e institucional del último cuarto de siglo de la Ciudad de La Rioja, fallecido en 1905.

                César Reyes, en su paso por la Escuela Normal de impronta sarmientina, se destaca por su vivacidad y su llamativa curiosidad que más tarde en su bachillerato en el Colegio Nacional revelaría a los profesores  una inteligencia destacada. Aquel Colegio Nacional que recibía ya las primeras manifestaciones del  liberalismo cientificista, naturalista,  y laicista de la época, despierta en César  una vocación por la arqueología y la historia.

La tierra riojana recostada en las montañas del Velazco y la Quebrada de los Sauces  que la  penetra hasta los Valles del Oeste, le revela el origen diaguita y le penetración incásica hasta la aldea de Sanagasta.  Siendo adolescente comienza sus investigaciones en la Puerta de la Quebrada, primer refugio y atajo de los colonizadores a la presencia de los pobladores originarios, donde descubre el primer  pucará y cementerios indios.

               

                Y  volvería muchas veces  a esos escenarios porque ya  bachiller viaja a Córdoba a estudiar Derecho. Su hermano mayor, Marcelino, ya estaba  recibido de médico, y Ricardo farmacéutico. Las familias riojanas que podían enviaban sus hijos varones a estudiar a Córdoba o Buenos  Aires no así  sus hermanas. Mercedes se casaría con Benjamin de la Vega Plaza;  Elena,  con quien fuera el gobernador Tomás Vera  Barros; Sofía con el escribano cordobés Heraclio Ceballos, Estela con el cordobés Argota, Ricardo se radicaría en Tres Arroyos con su hermano mayor  Marcelino quien fuera director del Hospital de esa ciudad de la provincia de Buenos Aires.  Mario vivió en La Rioja, y su hermano menor Oscar, médico, recibido en Córdoba, se radicaría finalmente en Rosario. Ema y Carlota solteras vivirían en La Rioja, donde Ema y otras damas riojanas fundarían la Biblioteca Marcelino Reyes.

                En Córdoba mientras estudia recorre asiduamente la barranca Los Altos, hoy Parque Sarmiento en donde hace excavaciones y recolecta fósiles.

En 1905 acompaña a su padre ya enfermo  a Buenos Aires donde fallecería.

La relación con su padre marcaría gran parte de su vida, como continuador de sus estudios históricos que  llevaron a su progenitor  a  escribir el Bosquejo Histórico de la Provincia que se publicara en 1913.

En Buenos Aires reside un tiempo donde conoce a familiares de su padre porteño. Marcelino Reyes tuvo tres hermanas una de las cuales se casó con un porteño, Cazón, otra con un chileno, y Elvira  con el riojano Fermín de la Colina.

 En Buenos Aires  toma contacto con Florentino Ameguino quien le transmitiría  su pasión por las ciencias naturales  y todo el empuje científico que se había generado a partir de las teorías de Wallace y Darwin.  

Tiene oportunidad también de vincularse con el  movimiento socialista de Juan B. Justo y José Ingenieros y llega a conocer al  primer diputado Alfredo Palacios.

De sus prolongadas charlas con su padre, nos quedan escritos referentes a los Caudillos donde se manifiestan  diferencias  con caracterizaciones de su padre  sobre  Quiroga, el Chacho y Felipe Varela.

César Reyes no tenía buena salud. Ya siendo adolescente, iba al Puesto de Musitián, de los Vallejo, situado a unos 10 kilómetros de Punta de los Llanos hacia el Este, donde pasaban algún tiempo de verano escapando al tremendo calor de  la Ciudad. 

Musitián y Ampatá  eran Puestos o Postas, con una represa de agua desde la época de la Colonia en la línea de La Rioja a Córdoba sobre la hoy ruta 25 del original camino a Córdoba, hasta Punta de los Llanos a 100 km. de la ciudad de La Rioja.  Desde ahí el camino salía en dirección sudeste hacia Córdoba.

Punta de los Llanos o ‘Punta de Don Aurelio’ por  Aurelio Vallejo, así llamado por un campo suyo de la sierra de los Llanos, que hacía como una “punta”; la cual queda contigua a la  represa ‘Hedionda de Abajo’ lugar así nombrado porque hay otra denominada ‘Hedionda de Arriba’  que está más en la sierra en cuyos dos lugares hay manantiales pestilentes.  Los Vallejo, tenían también unos derechos de campo en Ampatá.

En dichos lugares allende a las represas se reunían las fuerzas del Chacho Peñaloza luego de encuentros armados en la guerra civil.

 

                Vuelve repetidas veces a La Rioja mientras estudia en Córdoba. Quizás padecía de asma u otra afección que desconocemos, pero que aprovecha para continuar  sus investigaciones arqueológicas e históricas.  Comienza a ordenar y enriquecer el  vasto archivo de su padre que se guardaba en la casona de la calle D.Velez Sarsfield al 750 donde residieron sus hermanas Ema y Carlota.

                Una carta de su madre en julio de 1911 revela la enfermedad de César.

 

 Querido Cesar; estamos con mucho cuidado por tu enfermedad, Marcelino le telegrafió a Guillermo ile contesto que bos estabas con influenza ique tu estado era satisfactorio asi que estoi deseando recibir carta de Oscar para saber que tienes yo me imagino que las influenza te abra atacado la espalda como mesabe atacar a mi aí  ibos estas con ……….. asi que desile a Oscar que lobea a Guillermo que te atienda que el ya  lea telegrafiado.

Marcelino dice que el lunes recién saldrá de aquí yque entrara aberte antes no puede ir porque está con todos los chicos con sarampión dice Marcelino que no estes ocupado de escribir ni leer que bos trabajas demasiado    si es necesario que yo baya abisame para ir con Marcelino el lunes, bueno querido hijo cuidate mucho ino estes con aprencion porque la influenza cuando da fuerte es terible      te mande un giro i tres calzoncillos que no son tan buenos pero por el apuro de que estabas resfriado los compré echos, abisame todo lo que te aga falta lo mismo dinero para mandarte.

A Oscar que me escriba pronto i reciban un fuerte abrazo de tu madre que los quiere. Mercedes

 

                En Córdoba se encuentra con la efervescencia de la juventud universitaria  influenciada por un ideario libertario y anticlerical en pugna con la influencia dominante de la Iglesia y los Jesuitas que gobiernan la Universidad de Córdoba.; donde la Ciencia seguía ligada a la teología y el Derecho a la herencia colonial.

Compañero de  Deodoro  Roca y Enrique Barros  quienes serían los líderes del  gran Movimiento de la Reforma Universitaria  de 1918. Comparte estudios y filosofía con  el  riojano López  González , el cordobés Raúl Orgaz entre  otros.

Fue presidente del  Centro de estudiantes de Derecho y delegado de la Federación Universitaria y con ese grupo toma contacto con organizaciones obreras donde dan charlas y conferencias.

El 11 de marzo de 1913 una boleta de la Facultad de Derecho señala que “ha sido inscripto para rendir examen de las 5 materias de sexto año y ha abonado la cantidad de cincuenta pesos m/n”.   Un objetivo de la Reforma Universitaria, logrado más tarde, sería la gratuidad de la enseñanza universitaria.

                El 22 de noviembre de 1913 la Federación Universitaria de Córdoba lo designa para constituir una Comisión encargada de organizar un Congreso de estudiantes argentinos.

                La Comisión se constituiría el 1º de diciembre a las 4 y media de la tarde en la casa del Dr. Deodoro Roca en calle Rivera Indarte nº 544.

               En uno de sus retornos a La Rioja  en 1912 conoce al diputado nacional  Estanislao Zeballos, quien recorre la provincia; visitan la Quebrada de Los Sauces y debaten donde se construiría el Dique, si en Huaco o en la garganta de los Sauces;  junto a Miguel Dávila y César Carrizo lo acompaña a Chilecito. César ya había realizado investigaciones arqueológicas que interesan a  Zeballos;  comienza entonces a escribir para la Revista de Derecho, Historia y Letras que dirige Estanislao Zeballos.

En 1912 había escrito “En las penumbras de la civilización”.

Se trata de un artículo sobre el antiguo pueblo de indios de Machigasta, donde describe el ambiente de soledad de este grupo humano.

            Recibido de abogado presenta en 1914  su Tesis para el doctorado que titula La Sociedad Argentina. La misma es rechazada por sus contenidos críticos y anticlericales. La Universidad de Córdoba era dirigida por la Corda  Frate, hasta la Reforma Universitaria de junio de 1918.

En La Rioja y abre bufete de abogado. Poco después es designado como fiscal del crimen por su cuñado el gobernador Tomás Vera Barros.

 Publica como libro su Tesis rechazada que envía a numerosas personas, entre ellas a  Juan B. Justo, Alfredo Palacios, José Ingenieros, Lisandro de la Torre y Deodoro Roca.

El  28 de mayo 1913 recibe una carta de Juan B. Justo que le agradece con satisfacción el envío de sus trabajos, y le dice:

 “Solo un punto debo objetar de su lúcida carta: el antagonismo o contradicción que ud. supone entre el socialismo y el individualismo. Para nosotros son, como Marx y Nietsche, inseparables. Tendré el gusto de enviar a Ud. algunos  folletos. Un saludo cordial. J.B.Justo”

            Recibe cartas y telegramas de saludos por la Tesis de doctorado y apoyos y solidaridad ante el rechazo de dicha tesis “La Sociedad Argentina”

Su hermano Marcelino desde Tres Arroyos el 4 de diciembre 4 de 1913: “hemos leído los periódicos que hablan de tu tesis y estamos orgullosos y felicitándote por tu triunfo. No han hecho más que elevarte colocándote a la altura de los grandes  a quienes les rechazaron sus tesis como a vos.”

Carta de J.B. Justo del 28 de enero 1914

De mi mayor aprecio:

Comprendo que su tesis sea revolucionarias, hasta el punto de haber sido puesta en el Index por los rutinarios y sectarios de esa universidad. Es muy lindo que, a la terminación de sus estudios reglamentarios, haya manifestado Vd. la amplitud y la libertad de su espíritu, demostración la más sanas y placentera de la inocuidad de la ciencia oficial. Pero si el no obtener Vd. el título de Dr. fuera de consecuencias para su desarrollo ulterior, dificultándole el ejercicio de una profesión que sea Vd. capaz de practicar en bien suyo y de los demás, no me parece razonable el negarse a presentar, pro  forma, otra tesis sobre un tema indiferente, que le permita a Vd. graduarse y quedar así mejor pertrechado para la lucha. Su independencia de juicio está ya evidenciada, y Vd. no necesitará renegar de ninguna de las verdades que siente y comprende.  La renuncia, por santa que ella sea, no es el mejor ejemplo para la juventud. Ofrezcámole más bien el ejemplo de la acción. Ahora, si Vd. me dice estar resuelto a una vida de cultivo y difusión purísimo de ideas, y cuenta con recursos materiales y de carácter para ello, no podría sino alentarlo a mantener su resolución, y enviarle una vez más mi palabra de aprobación y simpatía. Reciba un cordial saludo  JB Justo.

Carta de JB Justo de Marzo 17  1914. “Recibí y aprecié mucho sus felicitaciones por el triunfo socialista en la Capital. A mi vez, me congratulo de que esté ya ud. en la labor profesional, en un cargo que le permitirá tal vez prestar buenos  servicios al pueblo. Suyo y affmo. JB Justo”

 Carta de Alfredo Palacios felicitándole: “magistrados como Vd. necesita mucho nuestro país.”

Recibe numerosas cartas; una postal desde Bélgica de Raúl Orgaz; y entre otros: Jorge Vera Vallejo de Mendoza; Ricardo Vera Vallejo de La Plata; Estudio Magnasco de Bs.As., Agüero Vera, Dr. San Roman;  del Ingeniero Castaño.

Ya después de la Reforma Universitaria en 1918, presentaba nuevamente su Tesis rechazada la que era aprobada.

Como Fiscal Interviene en el proceso Alvaro Carrizo Rueda /Anibal González hermano de Joaquín V. González, senador por La Rioja y presidente del partido Nacional.  Sobresee al ingeniero Alvaro Carrizo Rueda quien había matado a González en una gresca, con fundamentos que más tarde publicaría en  1916 en su libro  Vistas Fiscales en materia criminal.

Designado Juez de primera instancia, renuncia el 16 de Marzo de 1917 por  “motivos superiores que se relacionan con mi salud”. “Como abogado podré metodizar más mi trabajo para atender mi subsistencia”.  

Crea en 1918 el Centro Liberal integrado por Armando Romero Chávez, Enrique Díaz, José López González, Salvador Díaz Moreno, Cornelio Santillán, José Rivera y Arturo Cabral Barros. Elabora el documento fundacional, Liberalismo racionalista.

En la Escuela Normal da una  conferencia sobre Florentino Ameghino en 1914, con referencias a los trabajos de Darwin y Lamarck. Otra conferencia sobre Los d

Derechos de la mujer, en la Escuela Normal, provoca un revuelo y recibe la condena de parte de la Acción Católica Argentina  y de la Curia riojana. También algunas de sus hermanas fervientes católicas, lo critican.

En todo ese período realiza viajes al interior de la provincia realizando estudios arqueológicos y de índole antropológicos, sobre la fauna y la flora. Recorre, investiga y recoge innumerables piezas indígenas entre Las Padercitas y Sanagasta.

Su primer trabajo de arqueología es:  “La antigüedad del hombre en la provincia de La Rioja” en 1917.

En su trabajo sobre Chañarmuyo  dice: “he procedido por mi iniciativa y con mi peculio (habiendo gastado en esa excursión mil trescientos pesos nacionales –fuertes para mí- vale decir, casi tres meses de sueldo de Juez, a cuatrocientos cincuenta pesos por mes) y contraído entonces una enfermedad de cuidado, dada mi delicada salud…”

                En 1919 descubre en Sanagasta un fósil de gliptodonte. Se vincula  con el naturalista científico Dr. Eugenio Giacomelli en La Rioja, el profesor Mateo Gómez en Olta y el alemán Federico Schmaedke en Estación Tello,  otros estudiosos de las ciencias naturales y biológicas.

                Con sus compañeros del Centro Liberal, da charlas en los barrios de Pango, Cochangasta y Vargas entre otros y escriben artículos que imprimen y reparten en los barrios.

Poco después de conocerse en La Rioja la Revolución Rusa de Octubre que conmoviera a todo el mundo,  resuelven  convocar una reunión pública en la Plaza 25 de Mayo, frente a la Casa de Gobierno y la Catedral,  para resaltar el acontecimiento. Iniciada la exposición comienzan a tocar las campanas de la Catedral que impiden escuchar al orador y deben retirarse hasta la esquina noreste de la Plaza para poder ser escuchados.

                En La Rioja trabaja intensamente, viaja a pueblos de la provincia, al noreste, al Oeste, a los Llanos, al sur donde realiza investigaciones arqueológicas e históricas. Recorre repetidas veces el camino de la Quebrada hasta Sanagasta acompañado de un hombre  que lo ayuda en las excavaciones. Recoge innumerables piezas arqueológicas y  cráneos de los cementerios indios, que clasifica en su domicilio. En la esquina sur oeste  de las actuales calles San Martín y Vélez  Sarsfield, a través de las puertas-ventanas, se veían las estanterías con las piezas indias y algunos  cráneos. Se cuenta que algunos  transeúntes  se persignaban a su paso.

La gente comienza a llamarla “la casa del loco Reyes”.

Trabaja como abogado del foro local hasta el año 1921 en que abandona La Rioja y se radica en Rosario.

                Ya se había producido el advenimiento del Radicalismo  (Hipóito Yrigoyen era presidente, y el  riojano Pelagio B. Luna vice) después de  las rebeliones de 1905 y la del año 1911, luchas armadas encabezadas por el radicalismo que planteaba el sufragio universal y elecciones libres. Es entonces que se produce un intento revolucionario en La Rioja encabezado por Pelagio B. Luna y el comité Radical que fracasa porque las armas no llegaron a tiempo. Intento revolucionario que es descripto por Ricardo Mercado Luna en revista Todo es Historia.

                Como veremos más adelante, César se definía como “librepensador”.  Llevaba a los extremos su rechazo a  la religión y los políticos.

                Todos esos años en La Rioja César se va aislando  social y políticamente.

                Reyes rechazaba los políticos tanto del conservadorismo riojano  del roquismo como de la nueva fuerza política del Radicalismo en ascenso. Renegaba y criticaba a todos los políticos y tenía enfrentamientos verbales con muchos de ellos.

                Tuvo  un entredicho personal grave con el dirigente de la UCR  Condel  Hunicken que terminó con un reto a duelo.


¿UN DUELO?

 

Desconocemos las causas que llevaron a César Reyes a retar a duelo al dirigente radical Condel Hunicken. Le escribe a su amigo Arturo Cabral Barros:   Le ruego se apersone a los señores Lucio A. Moreira y Guzmán Rodriguez encargados por el señor Condel Hunicken “para arreglar un incidente personal con el que suscribe. Por aparte le adjunto mis instrucciones al respecto del asunto y caso que no fueran admitidas por el señor Hunicken queda plenamente autorizado para aceptar el desafío por las armas.” 

El 16 de Octubre le solicitan a los señores Lucio A. Moreira y Fortunato Guzmán Rodriguez 

designar un sitio apropiado y la hora en que podamos tener una entrevista preliminar para tratar el asunto a que nos referimos. En espera de su contestación, nos es grato saludarles con toda consideración.  R. Gonzalez – Alvaro Barros

Después de un intercambio de cartas entre los padrinos de ambos que se concretaban en la sala del Aguila Hotel, ambas partes deban por finalizadas sus misiones “con las explicaciones que personalmente nos dieran, y de acuerdo a las disposiciones expresas del Código de Honor”.

 Fortunato Guzmán Rodriguez (mi abuelo materno) llegaría a ser secretario del Senado del vicepresidente Pelagio B. Luna en 1916 y más tarde Secretario de gobierno del Presidente Marcelo T. de Alvear. Murió tempranamente en 1925.

En esos años, Cesar tenía relaciones fluidas con su hermano Ricardo que residía en Tres Arroyos, donde tenía una farmacia en la calle 9 de Julio y Sarmiento.

Le escribe una carta donde le dice a propósito de la persecución de la que era objeto, lo siguiente:

  Va para mes y medio que me hallo reventado del estómago habiendo perdido 23 kg. de peso y todavía tengo para rato…. No es el fraile el principal culpable del estado de atraso en que nos encontramos frente a los perjuicios y supersticiones que profesan las sectas religiosas. El daño recide en los colegios donde son muy raros los maestros que dan a sus alumnos una enseñanza razonable. Tu sabes que la mayoría se concreta a tomar las lecciones haciéndolos recitar como loros. Pero el mayor daño está en el hogar y consiste en la inveterada costumbre de los padres en dejar a cargo de la madre la tarea de la educación de sus hijos. Yo estoy presenciando aquí mismo, en casa de Marcelino quien, no obstante ser un liberal ultra deja que sus hijos sigan la educación monástica que heredó la madre, la que a su vez siente íntima satisfacción en propagarla. Este año ha habido que prepararlos a los dos de los mayores para la 1ª. Comunión y mandarles confeccionar vestidos especiales a 80 pesos el traje.  En fin, hombre, sigue adelante y aunque tus parientes no salgan del confesionario no se te importe; encajales a ellos también sendos garrotazos que falta les hace. Te abraza tu hermano  Ricardo

También su hermana Carlota de visita en Tres Arroyos le escribe:

Le dice que llegó Marcelino (h) de La Rioja y le dice que “aceptó” (candidatura a gobernador) pero que su hermano Ricardo le dice  que “no le conviene aceptar porque los radicales seguro ganan las presidenciales y lo van a barrer”  …  y ahora lo nombraron médico  del Hospital y aceptó.”  “Te gradezco mucho por la platita que me mandaste, en una cartita que le escribí a mamasita le encargaba te agradezca en mi nombre.”

Extensa carta de Marcelino Reyes (h) del 23 de Mayo a César sobre su resolución y los motivos en que la ha fundado.

Su hermano Ricardo  muere prematuramente lo que provoca en César una profunda depresión.

César Reyes mantenía por entonces una relación amistosa entrañable con el escritor riojano César Carrizo (1889/1950) cuyas obras pueden leerse en la Biblioteca Mariano Moreno.

El  31 de mayo de 1915 recibe una carta de la madre de aquel que le dice:

“Dr.  Reyes por recomendación de mi hijo Cesar Carrizo, tengo el gran placer de dirigirme a Ud. rogándole quiera disculparme por una molestia en que lo voy a poner de que si puede servirme con treinta pesos  30 $, la necesidad me obliga a ponerlo en tan gran trabajo, pero la desgracia me trajo un contratiempo bastante peligroso y le suplico si no puede servirme con todo siquiera con lo que le sea posible.  Saludale atte.  S.S.S.  Lorenza Carrizo

Y el 5 de Julio de 1916

Estimado Doctor: acaba de fallecer mi hermana Sabina, y ya podrá imaginarse mi situación, sola y con este atraso. Confiando en que su amistad con César hará disculpar mis molestias, le estimaré y le agradeceré infinitamente, quiera servirme con doscientos pesos suma enteramente indispensable para poder atender los gastos de entierro, hasta que César pueda girarme para devolverle. Confío en su generosidad sabrá remediar mi pedido que le hago en medio de mi dolor. Saludale atte. Lorenza Carrizo.

Y César Carrizo le escribe el 10 de julio de 1916:

Mi querido amigo: con lágrimas de agradecimiento le escribo estas líneas. Me escriben de casa y me dicen todo lo gentil y caritativo que Ud ha sido con mi pobre madre. Cuando los que tienen serias obligaciones conmigo abandonaban a mi madre y a mi familia, su gentileza llegaba en buena hora a mi hogar atribulado.

Pobre tía ¡!! Murió sin razón; la mató el médico ignorante, según me escribe mi hermano. Pero qué hacerle, ya todo ha terminado y no hay más que resignarse. Muchas gracias mi querido amigo. Mi gratitud no tendrá fin.

Mantiene por entonces correspondencia con Deodoro Roca (Abril 1916) quien sería el autor del Manifiesto Liminar de la reforma Universitaria dos años después.

Leemos en los Leglaljos de Reyes en el Archivo Histórico de la Nación, carta del Dr. Luis Agote profesor titular de Clínica Médica en Bs.As,  Ricardo Rojas,  Estanislao Zeballos, Neptali Baigorrí, Carmelo B. Valdez desde Chilecito, Zacarías Agüero Vera desde Córdoba (de su Estudio con Raúl W. de Allende) y de  Lisandro de la Torre el 28 de abril de 1916 que le dice agradeciéndole el envío del libro Bosquejo Histórico de la Rioja y sus escritos:

Distinguido doctor: “No tuve el honor de conocer personalmente a su señor padre, pero no ignoraba la relación de parentesco a que usted se refiere, pues sabía por mi madre que era primo suyo.

En cuanto disminuyan las atenciones políticas que todavía me ocupan he de leer  con interés sus escritos. Agradezco la oportunidad que usted de me ha dado para ponerme a sus órdenes con la mayor consideración. L.de la Torre

 

Su amada Rosarito

            En 1901 César, de 17 años  conoce a  Rosario, una joven de su misma edad y se acerca a ella a la salida de la Escuela Normal, de Maestras,  la “Escuela sin Dios” como se la llamaba en La Rioja  porque su Directora y maestras habían venido de  Estados Unidos y  no eran católicas, lo que retrasó la inauguración en las postrimerías del  gobierno del presidente Avellaneda.

            César acompaña a Rosario a la salida de la Escuela lo que era muy mal visto por aquella sociedad  y provoca la reacción de la familia que le prohíbe a su hija hablar con César.

            César ya era,  para una sociedad dominada por los prejuicios y la impronta de una Iglesia dominante que imponía reglas de comportamiento, “un chico raro”. Se la pasaba leyendo en la casona de su padre el entonces Teniente Coronel Marcelino Reyes.

            Su padre,  estaba finalizando sus investigaciones para su libro “Bosquejo Histórico de la Provincia de La Rioja” que finalizaría en 1904.

            César luego de leer la  primera parte de aquel libro donde se describe todo el período indígena de la provincia, toma conciencia de la época colonial, de la represión contra la insurrección diaguita y calchaquí  de 1600 y el brutal descuartizamiento del cacique Cachimil por el hijo de Gerónimo Luis de Cabrera, el fundador de Córdoba.

            Conoce así a través del libro de su padre el origen de los pueblos  (“gasta” para el calchaquí) de todo el oeste y noroeste riojano, pueblos agrícolas, pacíficos habitantes creyentes de las divinidades de sus ancestros. Ello provocó en César su vocación arqueológica y comienza sus excavaciones y colección de cacharros, huesos y utensilios de los indios en la Quebrada de los Sauces y en los Puestos de Musitian.

            Desde los 14 años, iba caminando hasta la Puerta de la Quebrada, las Padercitas,  donde se mantenía semidestruída una habitación de adobe que había sido el Puesto militar de los españoles,   donde la leyenda cuenta que San Francisco de misión por La Rioja, Catamarca y Tucumán, “apaciguaba” a los indios con las dulces  notas de su violín. La Puerta de la Quebrada, era, es aún, la entrada a todo el Valle del Velazco que cruza Sanagasta, el Valle del Huaco, y recorre toda la costa del Velazco hasta Arauco.

            A pesar de las prohibiciones familiares, tanto de la familia de Rosarito como de  las reconvenciones de alguna de sus hermanas,  César no abandonaría su acercamiento, mas bien lo  aumentaba. Por el contrario, su padre y sus hermanos mayores Marcelino y Ricardo le alentaban en su relación a pesar de su corta edad

 Margarita  ya le había ganado su corazón y las prohibiciones aumentaban su enamoramiento.

            Los ojos de `Rosarito, sus trenzas y la hermosura de su cuerpo adolescente habían enamorado a César.

            Se las arreglaron en el verano para verse en caminatas por el Tajamar y en callejones que  iban más allá de cinco cuadras de la Plaza vieja y en la calle larga que terminaba  en el famoso Pozo de Vargas, donde en 1867 las tropas de Buenos Aires  derrotaran a la sedienta fuerza de Felipe Varela.

            Tomados de la mano recorrieron muchas veces, cada tanto, cuando podían hacerlo sin las miradas de los prejuicios.

            Transcurrieron dos años de una relación que se fue fortaleciendo a pesar de la prohibición de la familia de Rosario .

            Era muy difícil para ella salir de su casa con libertad, ya terminada su Escuela, obligada a asistir a las conmemoraciones religiosas de los Mercedarios de donde eran devotos sus padres y las procesiones de los santos que celebraba la Iglesia incluyendo el tradicional “Encuentro” del 31 de diciembre, bajo el abrasador sol  riojano.

            ¿Cómo es posible que intimaras con un ateo que anda buscando huesos  de indios en la Puerta de la Quebrada y en los cementerios indios? le decía su madre.

            No es ateo mamita, respondíaél me lo ha dicho; él no cree en los milagros ni en los prejuicios que prohíben el amor que es natural y además es sincero. El cree en la ciencia de la naturaleza y por eso estudia todas esas cosas. Además, el padre Bernardino Gómez también recorre esos caminos lo mismo que él.

            “No mi hija, usted tiene que confesarse en la Merced  con el padre Antonio, que es familiar nuestro, y contarle si él  la tocado y la ha besado y confesar su pecado. Si no lo hace, tendremos que llevarla al Convento de las Monjitas.”

            Transcurrieron los días y el amor de Cesar y Margarita fue creciendo pero no podían encontrarse.

            Un 24 de diciembre en una casa donde las chicas  y los jóvenes visitaban los pesebres que las familias abrían en sus casas, se encontraron y salieron a caminar a la noche, antes de volver a sus casas para esperar la Nochebuena.

            Caminaron bordeando el río seco hasta las cercanías de la casa de Rosario, no muy lejos de la casa de su hermana Sofía que  comenzaba a construirse en medio de las huertas que terminaban en el Tajamar.

            En un bosquecillo de sauces, se detuvieron para despedirse, pensando y creyendo que volverían a verse pasado el verano, antes que César volviera a Córdoba donde estudiaba abogacía. Se abrazaron y besaron largamente y su juraron un amor para siempre.

            Habían pasado las 12 de la noche y al regreso de Rosario a su casa, recibió el castigo de su padre del cual  apenas pudo salvarla su llorosa madre.

 César debía marcharse  a  Córdoba y gracias a un hermano de ella y de su hermano Ricardo, pudieron verse en un viejo coche de plaza cerca de la Estación del tren.  La separación fue uno de sus momentos más tristes y el llanto de Rosarito quedó en su corazón dolido quizás para siempre.

Margarita  fue enviada como interna al Colegio de las Monjas

            En 1905 su padre había enfermado y la familia decidió que César lo acompañara a Buenos Aires para su asistencia médica, donde Reyes, porteño y la familia de su madre Sáenz, porteña,  tenía muchas relaciones, médicos y amigos.

Marcelino Reyes había combatido en 1880  en Buenos Ares en la sangrienta batalla del hoy Puente Alsina, donde finalizó su carrera militar para volver a lo que ya a era su tierra con su familia.

César  intensificaba sus investigaciones  donde recogía numeroso material arqueológico que estudiaba y atesoraba  cada vez que volvía a La Rioja.  Pero le era imposible ver a su querida Rosariio, sometida a un duro enclaustramiento. También fue impedida de trabajar como maestra. César le había dado escritos suyos y dejado libros de naturalistas como Ameguino y otros que leía a escondidas.

La salud de César se resiente y pasa muchos días en Musitian.

Pero aún sufriría su mayor desilusión y dolor al enterarse tiempo después, que Margarita había salido del Monasterio para casarse obligada  con  quien decidieron sus padres  y su pariente el cura Antonio de los Mercedarios.

 

CESAR  DEJA LA RIOJA

            Con sentimientos controvertidos César decide alejarse de La Rioja en 1921. Su despedida no es fácil.  Deja sus sentimientos más entrañables. Sus hermanas más queridas y aún aquellas  que tanto le criticaban sus prédicas anticlericales y su ateísmo. Sus hermanos mayores Marcelino y Ricardo ya están lejos de su Rioja;  Oscar en Santa Fe y Mario en su querido Musitián y Ampatá.

            La nueva “situación” política de La Rioja;  la de los Radicales y los Luna  le provoca rechazo igual que la conservadora.

            La Curia riojana, un obispo aristócrata y la Acción Católica le condenaron, en un hostigamiento continuo, en particular algunos frailes mercedarios criticados por su acción inquisitorial. No obstante un joven cura franciscano visitaba a César y compartía su pasión histórica y arqueológica: Fray Bernardino Gomez.

No tiene alternativas. La lucha política le resulta ajena. Si hasta estuvo a punto de batirse a duelo con un dirigente Radical. Sus compañeros del Centro Liberal van tomando posiciones: radicales, socialistas, uno se hace comunista y crea una imprenta y un periódico. Algunos  participarían de un intento revolucionarios, atacando armados la Policía en frente de la Plaza.

            Quedaban atrás sus “sermones laicos”, charlas que César, el “loco Reyes” y sus amigos del Centro Liberal dieron en los barrios de Pango, Vargas, Cochangasta, y cartillas que imprimían y divulgaban en el pueblo.

            Pero es inútil, no encuentra la respuesta que busca salvo la de unos pocos amigos y  algunos de sus sobrinos. Eduardo, el  hijo mayor de su hermana Sofía, ya es médico; Raúl, Julio y Rafael estudian en Córdoba. 

            Reúne sus charlas y escritos del Centro, en un libro que publica en 1922, Nuevas y viejas Rutasdonde resume sus ideas, sus investigaciones arqueológicas, con fotos de algunas de sus excavaciones y piezas indígenas descubiertas.

            En sus últimos días en La Rioja, visita en la Puerta de la Quebrada a su leal compañero de ruta, que le ayudaba en sus excavaciones y recorridas a lomo del mula por el Velazco.

            Reúne los numerosos documentos del voluminoso archivo de su padre más una serie de documentos originales como el Reglamento de Policía del año 1844 que  se publica en dicho libro. También organiza los documentos y cartas recibidas durante su estancia en su ciudad,  que ordenaría en los Legajos que hemos leído en el archivo Histórico Nacional. Finalmente reúne a sus amigos que intentan retenerlo, pero es inútil;  y se despide tristemente.

Llegado el día toma el cochemotor a Córdoba, desde donde seguirá a Rosario.

De su  relación con Estanislao Zeballos, éste le había invitado a  integrar el estudio de abogados que tenía en Rosario y ahí va y comienza su largo “exilio”.

Sabemos de algún regreso a su pago que nunca olvidaría, posiblemente cuando el fallecimiento de su hermano Ricardo,  y que  siempre le generó  pesares de ausencias. Porque en gran parte de sus obras históricas, sobre los caudillos y su gente,  reivindicó la memoria y el sacrificio en las luchas civiles y en la pobreza de su pueblo. Y dejó testimonio de su gente en sus escritos, como el relato “Entre las breñas” y en numerosos testimonios escritos.

 

Su vida en Rosario     

Gracias al  libro de Julián Cáceres Freyre conocemos parte de la vida de César Reyes en Rosario. Integró el  Estudio de abogados de Estanislao Zeballos y trabajó muchos años como abogado, aún después de la muerte de Estanislao Zdballos. Estudiaba y  escribía incansablemente y dejó obras importantísimas sobre La Rioja. Pero su profundo individualismo de “librepensador” lo llevó a un profundo  aislamiento social  y un  final infeliz.

Fue Cáceres Freire quien logró convencer a Reyes  -viviendo en extrema pobreza-  de vender al Museo Inca Huasi de los franciscanos de La Rioja, su colección de las  piezas arqueológicas que reuniera a lo largo de 30 años.

 “Soltero, retraído y algo misántropo, vivió los últimos años de su vida en un estado de total abandono, soterrado en su casa rosarina de la calle Dorrego 1356, hasta que ya enfermo su hermano Oscar Reyes lo acogió en su casa donde falleció”

Conocemos gracias a los Legajos de César Reyes en el Archivo Histórico de la Nación que  hemos leído, un profuso intercambio de correspondencia con intelectuales, profesionales y de amigos como César Carrizo quien escribiera una biografía del padre, Marcelino Reyes.

 

César Reyes vivía en Rosario en 1932 cuando fue elegido gobernador  Luciano Molinas del partido de Lisandro de la Torre

La provincia fue intervenida en 1935 por el gobierno del presidente General Agustín P. Justo. La provincia tenía una Constitución aprobada en 1921 que establecía la separación de la Iglesia del Estado. El gobierno de Molinas había establecido  los Consejos Escolares y una serie de reformas avanzadas que eran rechazadas por el gobierno del presidente Justo.

Invitado a sumarse al Gobierno César no aceptó. Creía que su rechazo a “los políticos” de su tiempo en La Rioja, le impedía a sumarse a tareas de gobierno.

Es increíble que no se haya acercado a Lisandro de la Torre cuándo éste, a partir del año 1930 se constituyó en  el “Fiscal de la Patria”. 

Recordemos que la madre de de la Torre (Sáenz) era prima hermana de Marcelino Reyes Sáenz, padre de César Reyes.

Resulta difícil de entender que César Reyes  coincidente con la ideología de Lisandro de la Torre no se vinculara de alguna forma con él, en el año 1935 cuando fuera asesinado en pleno recinto de la Cámara de Senadores  el senador electo Bordabehere,  por proteger a De la Torre.

En 1937 De la Torre denuncia al fascismo y  pronuncia su famosa conferencia Intermedio Filosófico que deriva en la famosa polémica con el cura Franchesqui: “Los cristianos sociales y un cura”.

Es entonces cuando César se encuentra con Lisandro de la Torre en un homenaje que se le tributa en Rosario y éste lo anima a participar de alguna manera con los correligionarios del Partido de Don Lisandro y Luciano Molinas.

Dos años después,  el 5 de enero de 1939 Lisandro de la Torre se suicida en Buenos Aires,  pocos meses antes del inicio de la IIª  Guerra mundial y  Reyes entra en otro pozo depresivo que lo aisla cada vez más de la sociedad.

            Quizás su individualismo extremo que lo llevaba a rechazar todo tipo de acción política o bien, su profunda dedicación a sus estudios y escritos en ese período de su vida, habría sido la causa de su aislamiento.

            La desaparición total  de sus archivos y libros escritos de su puño y letra que Cáceres Freire resume en su libro, más el archivo histórico que perteneciera a su padre, Marcelino Reyes (mil volúmenes de libros y documentos)  constituyó una perdida enorme para la historiografía riojana.

 Quien esto escribe, de extensa militancia en el Movimiento Reformista en Córdoba,  deplora haber perdido la oportunidad de conocer y abrevar en quien fuera uno de los gestores de aquel Movimiento,  en sus últimos años. Tan solo tres años después de su muerte,  fui electo presidente de la Federación Universitaria Argentina, que él con Deodoro Roca, gestaran su creación.

 

El 24 de Enero de 1949 recibe una carta de su gran amigo César Carrizo:

Mi  querido amigo: en estas horas de soledad en que vivo, rodeado de dolorosos recuerdos, mi espíritu ha viajado muchas veces en busca del querido amigo. Sólo en mi casa y en el mundo, sin deseos de escribir ni estudiar, siento que los años van cayendo sobre mis hombros, sin que nadie los detenga.

Desde el 21 de noviembre del año próximo pasado, estoy fuera de la docencia, sin que hasta la fecha haya podido conseguir mi jubilación. ¡Me jubilaron de oficio! No importa: ya me he resignado frente a los golpes del destino y a la injustica de los hombres. Ahora, solamente quiero tomarme un descanso. Y es posible que en febrero vaya a La Rioja, a casa de mi hermano.  Aún no sé la fecha. Pero antes, quisiera hacerle una visita a Ud., en su casa, aunque sea unas horas. ¿Habría espacio? Tengo ansias de verlo y charlar mucho sobre temas de historia y de cultura.

Lo abraza su amigo de siempre. César Carrizo

            César Carrizo y Reyes se encuentran en Rosario en lo que sería la última vez en que estuvieron juntos. Su carta está atesorada en los Legajos del Archivo Histórico de la Nación.

César Carrizo fallece en 1950 en Buenos Aires al regreso de La Rioja y Reyes sufre otro duro golpe que los ensimisma más aún en su soledad.

 

El ideario de César Reyes

            Analizamos aquí su  ideas, su ideología, 100 años después.  Fue desde 1900 cuando tenía 15 años, y durante sus estudios en Córdoba hasta que  abandona La Rioja en 1921 cuando forma su pensamiento.

            Vive en una Ciudad dominada por el conservadorismo heredero de culturas del feudalismo colonial, con una Iglesia  dominante y una gran religiosidad de todas sus clases sociales.  Las familias “tradicionales” y los frailes mercedarios aún compraban y vendían “negritas”  y “mulatillas” hijas  de los esclavos que sobrevivieron hasta fines del siglo XIX.

            Pero el mundo vivía el incesante desarrollo de la revolución industrial, y las ideas del progreso social se abrían camino en Buenos Aires mientras  el gobierno conservador aplicaba la ley de residencia y apaleaba obreros extranjeros  y criollos en las calles y  se fusilaban obreros rurales en la Patagonia.

            El surgimiento de las ideas socialistas desde fines del siglo XIX  germinaron en César Reyes. Darwin y Wallace, Ameguino y muchos otros en el campo científico; Juan B. Justo y José Ingenieros serían entonces sus mentores políticos.

            Los naturalistas y los científicos darwinistas  contrarios  a la metafísica y la teología, calaron en el pensamiento de Reyes. La geología, la biología, la arqueología, la antropología y la historia, iluminaron su pensamiento y allá fue, arremetiendo contra los “molinos de viento” del feudalismo conservador  y de la metafísica religiosa.

            Sus ideas fundamentales están planteadas en su libro “Nueva y Viejas Rutas”, impreso en Buenos Aires en 1922. Dice Reyes en el prologo:

            “Por el ‘Centro Liberal’, di en el término de cuarenta días, las conferencias que se leen en esta publicación. De ahí el nombre de ‘Cuaresma Laica’, que podría también llevar.

            Es la primera vez, en tiempos catolicísimos, que en La Rioja, tierras cordilleranas, se sienten sonar ecos de montaña en las plazas públicas contra los enemigos de la libertad; los diaguitas, es verdad, en épocas pretéritas, hacían repercutir sus estridentes alaridos libertadores, desde la cima de sus ‘pucarás’; vino la cruz, y se convirtió en mordaza de sus bocas.”

            Dicho libro y la Bio bibliografía de Cáceres Freire permiten conocer a fondo las ideas avanzadas para su época (y algunas hasta hoy en día), bibliografía que aún aguardan un estudio en Academias,  instituciones, bibliotecas y quizás, en algunas familias riojanas, se guarden testimonios escritos de su rica producción.

 Alejado ya de su ciudad que dejó en 1921 escribe: “Hemos sufrido las amargas persecuciones  de los gobiernos,  las policías, las frailerías y las burguesías.”

           

César Reyes y el socialismo de fines del siglo XIX

Julián Cáceres Freyre  en su libro César Reyes recuperó y reivindicó su memoria, rescatando del olvido la personalidad de un hombre de lucha por sus ideales en la sociedad riojana de comienzos del siglo XX, escribe:

“He oído decir a algunas personas que saben de la actuación de César Reyes que el mismo fue, en La Rioja, el precursor del socialismo. Pienso que ello es un error. Reyes era un librepensador y, como tal, antes que nada era ateo y un insistente predicador contra la religión católica y sus ministros, de la que opinaba era un fetichismo retrógrado culpable de los atrasos que sufría la sociedad por oscurantismo, sobre todo en la época hispánica, de la que nos había quedado, pensaba, la simiente  de todos los factores que no permitían que el pueblo argentino avanzara tecnológica y políticamente, como las naciones sajones que admiraba y que toma como modelo: Inglaterra y la democracia individualista de los Estados Unidos. En sus diversos artículos, no perderá oportunidad de poner un párrafo o una alusión en contra del clero y de la religión, cuando no a veces hiriente y despiadados conceptos irónicos contra todo aquello que tenga que ver con el catolicismo militante.”

            “En los años en que estuvo radicado en La Rioja, entre 1913 y 1921, fue cuando manifestó su mayor ardor y empecinamiento en la actividad combativa para movilizar el ambiente, con su prédica liberal y anticatólica. Las conferencias del  Centro Liberal que fundara y presidiera en La Rioja, estaban dedicadas fundamentalmente a esclarecer las doctrinas evolucionistas darwinianas que tanta resistencia habían despertado, especialmente entre el elemento creyente de la capital provinciana, del resto del país y aún del mundo.”

            Con todo respeto por las ideas del autor  ferviente católico como  su familia, (tenía un hermano sacerdote) es obvio que pase por alto las “razones” del anticlericalismo de Reyes.

            Porque fue la Iglesia Católica de la Inquisición, la que respaldó  la dominación colonial del feudalismo español  destruyó la cultura y la civilización inca y diaguita. La espada de los Caballeros hispanos derrotaron, dominaron y sometieron  a los pueblos originarios y fue la Cruz Católica y la Inquisición, la que durante dos siglos,  borró definitivamente de la mente de los pacíficos agricultores indígenas, las divinidades  que explicaban sus ritos y  plegarias.

            El pueblo diaguita y calchaquí era agricultor y como tal estaba asentado en su tierra. Le fue fácil al hombre a caballo con la espada y la pólvora dominar la rebelión que culminó en nuestra tierra con el salvaje descuartizamiento del cacique Cachimil, antecedente del de Tupac Amaru. Sin embargo  algunos historiadores sostienen que San Francisco  “apaciguaba” a los indios con  su violín en la Puerta de la Quebrada. La prédica católica de la resignación implicaba aceptar el poder colonial-

            En La Rioja, el Niño Alcalde no fue la prenda de paz y unidad del aborigen con la nueva Iglesia,  sino el ícono que se impuso a un pueblo conquistado.

            Diferente fue la conquista definitiva de los territorios pampeanos y patagónicos. El indio pampa no era agricultor y mantuvo su guerra en la frontera, que fue parte de la guerra civil argentina,  hasta casi el final del siglo XIX cuando el Remington, el cañoncito Krupp y el telégrafo lograron borrarlo del territorio..

            En esos territorios, a diferencia del noroeste indígena la Cruz no llegó con los Caballeros, vino después de dominados con los misioneros a conquistarlos para su santa Fe.

            La  impronta feudal y católica del colonialismo hispano, dominó en las ideas y las costumbres de la sociedad  riojana y aseguró el despojo económico del pueblo aborigen,  la imposición de la encomienda y el vasallaje. Jesuitas y Papistas, cada uno a su manera.

            En sus escritos y en las charlas que daba César Reyes con el grupo de “correligionarios” (1) en los barrios de Pango, Cochangasta y Vargas, criticaba tanto a los políticos como a la acción oscurantista y retrógrada del Clero que como sabemos, mantuvo su impronta hasta bien avanzado el siglo XX. Pero no se deduce de las ideas de Reyes una prédica a favor del ateísmo, como puede leerse en su libro Nuevas y Viejas Rutas. .

            Hay que decir respecto a la afirmación de Cáceres Freyre que si bien es cierto que Reyes no se reivindicaba como socialista, estuvo influenciado principalmente por José Ingenieros, (2) que abrazó el socialismo de comienzos del siglo XX. Como Ingenieros y tantos liberales en todo el mundo, celebraron la Revolución Rusa y también lo hizo César Reyes. Basta leer el libro Los Tiempos Nuevos de J.Ingenieros, para conocer las ideas de Reyes.

            En el terreno de la política riojana de fines del siglo XIX, surgía el Radicalismo y en las filas del Roquismo, que dominaba desde 1880 la escena nacional, surgían sectores liberales,  se sancionaba la ley de Educación laica y gratuita y Joaquín González Dávila que dominaba políticamente La Rioja en aquellos años, expresaba también en parte, el surgimiento de un pensamiento  anticlerical y positivista, progresista;  eso sí, con profundos resabios del pensamiento anterior a Wallace y Darwin y los científicos positivistas del siglo XIX. (3)

            Es notable la posición de Reyes respecto a la propiedad territorial que le quitaron a los primeros pobladores. En su libro, se refiere al pueblo de Cochangasta, arremetiendo inclusive contra parientes, familiares  cercanos que se apropiaron de esas tierras, del “Alto”.

            Al conocerse en La Rioja la Revolución rusa de Octubre de 1917, Reyes como tantos intelectuales y obreros en el país y en todo el mundo, adhieren a la misma. 

            Cómo sería su simpatía hacia la Revolución Rusa que Reyes envía a la Secretaría de la Internacional Socialista  en 1923 su libro “Nuevas y Viejas Rutas” y dirigido nada menos que a Lenin.

            Leemos en el libro “Actas de las Secretarias de Lenin” (publicado por el Grupo  Pasado y Presente, de Córdoba) de poco más de un año y medio cuando Lenin, ya muy enfermo (había sido baleado alrededor de 1922) asistía por algunas horas a sus oficinas en el Kremlin.  En las actas del día 4 de diciembre de 1923 se lee:

“Hoy llegó por la tarde a las 5,30. A las 7,30 ha salido de la oficina; a las 8 horas ha regresado. Ha restituido el libro  del español (sic) César Reyes, ha solicitado hacer traducir la dedicatoria y el contenido del libro.” (27)

(27) al pié:  “César Reyes, Nuevas y viejas rutas, Buenos Aires, 1922. El libro fue enviado a Lenin por la Secretaria del Comité Ejecutivo de la Internacional.  El 7 de diciembre el libro era restituido a la Secretaría para su traducción.”

6 de marzo: “él ha empeorado”.  Fin de las Actas. Lenin murió en marzo de 1924.

 

            En su libro Nuevas y Viejas Rutas, explica y fundamenta su apoyo a la Revolución Rusa, pero aclara y rechaza al sistema comunista como un sistema permanente. También en la Revista de Filosofía (año 1919) escribe sobre “Democracia individualista” y explica y rechaza el sistema “maximalista” como se definía en ese año, los partidarios del programa de Marx, Engels y la Internacional. Y escribe Cáceres Freire: “Este artículo deja en claro el pensamiento político de Reyes a quien todavía hoy, en La Rioja, hay quienes le cuelgan el sambenito de ácrata, comunista o socialista.”

            Cesar Reyes era ateo es verdad; los socialistas y los que adhieren a las filosofía del materialismo histórico, son ateos. El Liberalismo de comienzos del siglo XX que surgió enfrentando al conservadurismo feudal y católico, se volvió filosóficamente agnóstico y anticlerical contra la dominación ideológica que ejercía la Iglesia sobre toda la sociedad y que duró prácticamente hasta fines del siglo pasado.

            Quien lea  Los Derechos de la Mujer (de 1920!) podrá comprobar el pensamiento avanzado para la época, de Reyes y del grupo de riojanos que lo acompañaban en el Centro Liberal, derechos que recién después de 90 años se han reconocido y aceptado en la sociedad argentina. Y eso también fueron postulados  socialistas.

            Y todos los riojanos hemos conocido la evolución de un sector de la Iglesia Católica en las últimas décadas, y  es objetiva  la menor influencia que existe hoy de parte de los dogmas católicos en la sociedad. Quién puede dejar de reconocer  hoy la “distancia” entre el aristócrata Obispo Ferreyra Reynafé que se movilizaba en La Rioja en un Mercedes Benz con chofer en los años 40 y los que vinieron  después. Hoy el Papa Francisco expresa los avances y cambios  de aquella Iglesia. Cien años después.

            No hay que olvidar la reacción de la sociedad riojana a enviar sus hijos a la Escuela Normal porque tenía Directora y docentes no católicas.

            Respecto a la cuestión del socialismo de Reyes, es verdad que nunca lo proclamó; pero lo que sostenía en parte de su pensamiento, coincidía con los socialistas. En las primeras décadas del siglo XX el Socialismo en la Argentina seguía a Juan B.Justo y tenía en Palacios su dirigente más conocido. (5) El Socialismo de comienzos de siglo en nuestro país, ya estaba influido por una corriente socialdemócrata y librecambista (Berstein y luego Kautsky) que finalmente se impusiera sobre las ideas centrales del socialismo original y devino en lo que hoy es la Socialdemocracia aunque continúen denominándose socialistas.  Reyes efectivamente se definía entonces a favor del librecambio.

            En La Rioja hubo socialistas como Dardo de la Vega Díaz, Espinoza, Collins, Siciliani, Enrique Vera Barros, Eduardo Ceballos Reyes y otros que quien esto escribe desconoce; socialismo que como en el resto del país, no logró ser reconocido por el pueblo frente al desarrollo del Radicalismo yrigoyenista  primero y el Peronismo después.

            El pensamiento de Reyes debe analizarse históricamente y es así donde brilla su pensamiento avanzado y renovador, aunque anclado por cierto en algunos conceptos de clase aristocratizantes de su época. El mismo se asume así en su libro al señalar que su abuela paterna era Sáenz, descendiente de uno de los patriotas que firmaron la constitución de la Primera Junta en 1810.

 

Escribe sobre los Caudillos

“El señor Fermín de la Colina, que conoció al Chacho, me dio escritas curiosas anécdotas de este personaje; y él que se muestra tan enemigo de Peñaloza no puede menos de reconocer que era popular y querido del pueblo; que personalmente no robaba ni mataba. Sino solamente toleraba esto por sus tropas; y los cargos que le hace en otro sentido redundan mas bien en beneficio del caudillo y no en contra.”

“Felizmente no era de índole sanguinaria, es decir por orden directa de él no se mataba a nadie; más su maldad estaba en que toleraba toda la criminalidad, no sólo de sus soldados, sino de cuanto malvado se refugiaba a él. (…)  A la vez tenía acentuado desdén por la clase distinguida de la sociedad (sic).  Y agrega: “En suma para decirlo todo de una vez, este pobre hombre fue un verdadero dañino a la moral y a todo orden lega, pues todo lo bueno lo trababa, y sólo lo amparaba lo anómalo.” Y concluye:

“A no ser tan inclinado a lo irregular, pudo hacer mucho bien a su provincia y perpetuar un nombre envidiable si se quiere dirigiendo con sanidad las masas brutas que manejaba, y con las que se hacía seguir, como una mafia.”

                Imbuído de ideas individualistas de “librepensador” como se definía,  le impidieron analizar la historia con categorías racionales,  influenciado como estaba por la ideología de la nueva burguesía que por entonces hegemonizaba el  Roquismo.  Sin embargo, años después comprendería mejor las razones de la lucha del  Chacho Peñaloza.

                Analizar la historia implica considerar las ideas dominantes en cada momento, porque “las ideas dominantes en cualquier época no han sido más que las ideas de la clase dominante.”

                En relación a la afirmación de Cáceres Freire sobre la “admiración” que tenía Reyes sobre las “naciones sajonas”, debe decirse que Inglaterra a fines del siglo XIX estaba ya en plena revolución industrial;  desde comienzos del siglo XIX, ya recorrían  trenes en 1830 y la industria inglesa botaba buques y construía ferrocarriles, para sus dominios coloniales. Por otra parte el comercio con Gran Bretaña y sus  inversiones se aceleraban en nuestro país.

                Todavía en sectores del pensamiento liberal contemporáneo hay muchos que piensan que hubiera sido mejor que nos colonizaran los ingleses.

                Ideas equivocadas y prejuicios como las que acarreaba Sarmiento, influyeron en la burguesía en formación, señalando similitudes entre las campañas argentinas y la de los territorios palestinos como escribe en Facundo.

                Ya la joven generación de Echeverría se desligaba de las ideas del unitarismo liberal  y del “federalismo” rosista,  comenzando a abordar una interpretación de la historia basada en los factores económicos y de la propiedad, como basamento de las instituciones y la organización jurídica de los Estados.

            Esa “admiración” también estuvo en Manuel Dorrego, -un mártir del Federalismo-  que volvió de Estados Unidos con ideas industrialistas y planteaba superar las faenas ancestrales de los Saladeros bonaerenses. Además, a diferencia de Rosas, propuso darles tierras a los indios pampas para incorporarlos a la agricultura y con ello a la civilización bien entendida.  Y estaban también en Sarmiento (al margen de las barbaridades que cometió  y dijo antes de ser presidente) quien ya en Facundo planteaba la Canalización del Bermejo, la creación de pueblos con Escuela agronómica, forestación y agricultura; como todos los liberales de entonces que abrazaban como modelo, el desarrollo científico que surgió a comienzos del siglo XIX con la biología, la geología, arqueología, la química, etc. y la teoría de Wallace y Darwin sobre la Evolución,  que caracterizó todo ese momento histórico cuando en nuestro territorio aún se desarrollaba la guerra civil.

                Resulta obvio pensar que los “intelectuales”, los “librepensadores” de fines del siglo XIX como dice Cáceres Freire, tomaron ese “credo” científico como base de una ideología que se definía entonces como “progresista” y que tenía una base  socialista. (6)

                                Y sobre todo, debemos remontarnos a la realidad de la sociedad riojana en las primeras década del siglo XX para poder valorar la visión avanzada de su pensamiento en esa época. Debemos leer el Informe Bialet Massé sobre La Rioja del año 1904 para conocer esa realidad.

                César Reyes llevado por su estilo de “librepensador” –individualista a ultranza- a pesar de vivir en Rosario desde 1922 hasta su muerte en 1958, pasó por alto hechos decisivos de la historia argentina, en particular la lucha de Lisandro de la Torre a partir del golpe de 1930,  la mente más brillante y el  luchador más consecuente  contra el fascismo mundial,  los fascistas criollos y contra la guerra,  hasta su suicidio en 1939. –

 

Reyes le había enviado su Tesis, rechazada por la Universidad de Córdoba por sus contenidos a Juan B. Justo y éste lo felicitaba y le escribía el 28 de enero de 1914:

De mi mayor aprecio:

Comprendo que su tesis sea revolucionarias, hasta el punto de haber sido puesta en el Index por los rutinarios y sectarios de esa universidad. Es muy lindo que, a la terminación de sus estudios reglamentarios, haya manifestado Vd. la amplitud y la libertad de su espíritu, demostración la más sanas y placentera de la inocuidad de la ciencia oficial. Pero si el no obtener Vd. el título de Dr. fuera de consecuencias para su desarrollo ulterior, dificultándole el ejercicio de una profesión que sea Vd. capaz de practicar en bien suyo y de los demás, no me parece razonable el negarse a presentar, pro  forma, otra tesis sobre un tema indiferente, que le permita a Vd. graduarse y quedar así mejor pertrechado para la lucha. Su independencia de juicio está ya evidenciada, y Vd. no necesitará renegar de ninguna de las verdades que siente y comprende.  La renuncia, por santa que ella sea, no es el mejor ejemplo para la juventud. Ofrezcámole más bien el ejemplo de la acción. Ahora, si Vd. me dice estar resuelto a una vida de cultivo y difusión purísimo de ideas, y cuenta con recursos materiales y de carácter para ello, no podría sino alentarlo a mantener su resolución, y enviarle una vez más mi palabra de aprobación y simpatía. Reciba un cordial saludo  JB Justo.

(Legajos de cartas de C.R. en el Archivo Histórico de la Nación)

En otro testimonio de sus ideas, escribe César Reyes sobre el Derecho:

“El derecho no viene de Dios, no hay nada que sea santificado; se forma en la tierra, de la lucha entre los hombres, y tiene por esto color y fragancia a todo, como la tierra misma, a flores y a murciélagos, según el caso. … El derecho, como producto social, siempre es el resultado de luchas de clases; la raza o clase triunfante, da la ley a la vencida. Esto lo comprueba la historia,  la sociología, con escritores eminentes, tales como Gumplowits y Vaccaro. …  Como en estos modernos tiempos, la clase obrera, que es la mayoría del pueblo, ha conseguido mejorar en las luchas económicas –gracias a la instrucción y solidaridad-  y gracias, también a la intensificación del sentimiento de humanidad. Va conquistando derechos, y ya hay legislaciones especiales para obreros… Vosotros, pueblo obrero que me escucháis, y a quien en principal, como el más necesitado, va la prédica del Centro Liberal, debéis tener en cuenta esto: que el derecho se conquista; y no se da, ni del cielo, ni de los gobernantes, porque estos son naturalmente los más interesados en explotaros en beneficio propio. (De su libro Nuevas y Viejas Rutas)

César Reyes se despide de Córdoba (1914) con una conferencia leída en un Círculo de obreros de esa ciudad que titula “El Proletario, su libertad  política y religiosa” y en alguno de sus párrafos, decía:

            “Quiero una equitativa distribución de las riquezas y los conocimientos; no deseo siervos, sino iguales.

            Hablo a un grupo del pueblo obrero, que es siempre la palanca que empuja y da movimiento a la pesada carga de estos Estados omnipotentes; que es además combustible que alimenta la maquinaria nacional suministrándole la riqueza que crea en su empeñoso trabajo de todos los días, y que es soberano, desde que es la mayoría.

            Al presente, el obrero es un ser  débil, y esto no es paradoja, pues no obstante su fuerza natural organizada al continuo y rudo ejercicio de sus músculos, se ve miserablemente explotado por hombres físicamente, y en muchos casos intelectualmente más débiles, que lo mantienen sumiso en cárceles abiertas, sin muros, ni rejas, pero completamente custodiado por la policía y los ejércitos de los déspotas mandones; y es por esto que el escritor Leon Tolstoi, llama a este sistema actual de explotación del ser humano “la esclavitud moderna”.

            Pero César Reyes subraya: soy por convicción individualista; pienso que el hombre debe bastarse a así mismo y no esperar las cosas hechas de los demás, del Estado, o de Dios; trabajando cada cual por su cuenta, de conseguir mejorar de condición individual. Y aclara: sin alcanzar mis ideas al anarquismo –como doctrina científica- que respeto, no obstante, por su tendencia a mirar más al individuo que a la sociedad, (y en ese ideal, quiere hasta suprimir la justicia del Estado, que yo acepto mientras existan en el hombre sentimientos egoístas, desconocimiento a los derechos de los demás, no siendo tampoco posible que cada cual se haga justicia con su propio brazo, y otras funciones tutelares, supletorias y  estimulantes).

           

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

           

            (1) “Las otras conferencias que dí formando el segundo ciclo de sermones laicos,fueron orales. Hicieron uso también de la palabra, luciéndose en esa memorable campaña iniciadora del liberalismo en La Rioja, los valientes e inteligentes jóvenes, doctor José López González, doctor Salvador Díaz Moreno, Armando Romero Chavez, Cornelio Santillán, José Rivera y Enrique Díaz, señor Arturo Cabral Barros, a quienes, en recuerdo de esas andanzas y en testimonio cordial de cariño, dedico este libro.”                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           

(2) José Ingenieros le escribe una carta a César Reyes, que publica el Diario Crítica el 11 de Noviembre de 1914, en relación al rechazo de su Tesis de abogado por la Universidad de Córdoba, en la que le dice respecto a sus ideas plasmadas en  La Sociedad Argentina: “Permítame felicitarle por ellas; esa posición –le dice- es conforme a la más estricta argentinidad. La evolución intelectual argentina ha sido una lucha sin tregua del liberalismo científico frente al tradicionalismo dogmático que caracterizó la mentalidad hispano-colonial. Moreno y el partido morenista fueron discípulos de la Enciclopedia e imitadores de la revolución francesa; Rivadavia y los rivadavistas continuaron su orientación; Echeverría se inspiró en el socialismo romántico del año treinta; Alberdi conoció la sociología comtiana; Sarmiento fue un acabado exponente de la filosofía inglesa, fundada en la experiencia; (Experimentación) Ameghino  inició entre nosotros la filosofía naturalista. En una palabra todas las cumbres del pensamiento argentino se han orientado uniformemente hacia una cultura fundada en las ciencias, apartándose de la teología dogmática de los españoles.”

3) Vaya esta “joya” del pensamiento de J.V.González anclado también en ideas de su clase:

Extinguido el indio por la guerra, la servidumbre y la inadaptabilidad a la vida civilizada, desaparece para la República el peligro regresivo de la mezcla de su sangre inferior con la sangre seleccionada y  pura de la raza europea, base de nuestra étnica social y nacional”.  En el libro “El juicio del siglo” escrito para el Centenario, Mayo de 1910.

(5) Y agrega a su crítica al anarquismo: es así cierto que ellas están más cerca de esta escuela que de la otra extrema que mira más a la sociedad y se conoce por esto con el nombre de socialismo.  Y aclara revelando su  relación con el fundador del socialismo argentino, J.B.Justo y con Alfedo Palacios lo siguiente: “No obstante lo que el doctor Justo me manifestó: “no hay oposición entre el socialismo y el individualismo, como no lo hay entre Marx y Nietszche, para nosotros son ambos inseparables”, lo mismo que manifestó el doctor Del Valle Iberlucea, y lo mismo me expresó en Córdoba hace un año el doctor Palacios. Y agregas Reyes comentando la expulsión de Palacios del Partido por su decisión de batirse a duelo; “Recuerdo que entonces para afirmar la teoría de la no oposición entre el socialismo y el individualismo me decía que él mismo tenía tendencias individualistas y que a causa de esto veía resistencias en su partido; precisamente los hechos parecen haber confirmado eso: que debido a su individualismo no podía durar en el socialismo. Por lo demás me hago un deber en reconocer grandes ventajas que trae y traerá el socialismo argentino.”

(6) Para tener certeza sobre el pensamiento de Reyes sobre la Revolución Rusa, léase el siguiente texto tomado de su libro Nuevas y viejas rutas, del 19 de setiembre de 1920.

Soplan por el mundo entero, en la hora presente, aires nuevos de saneamiento social. Los que cruzan la Rusia azotan como vendavales, en el resto de Europa son refrescantes venticelos, y por la Argentina suaves brisas del Plata.

Hasta la época presente, en el mundo llamado civilizado, los parias han sido el pueblo, es decir, la clase trabajadora; el gobierno siempre la aristocracia, el clero y la burguesía. La revolución francesa fue el triunfo de la clase media o de la burguesía sobre la aristocracia y el clero; pero el pueblo trabajador continuó siendo la bestia de carga.

La revolución rusa proletaria actual, importa la era nueva para la humanidad del advenimiento al poder de la clase pobre, trabajadora, que es la mayoría en esa república y en el mundo entero. Esto sólo ya hace simpática la causa por el lado de la humanidad. ¡Que alguna vez los eternos parias lleguen a ser amos!

El sistema colectivista máximo, o llamado maximalismo –programa máximo del partido  socialista de Carlos Marx- se justifica allí como una reacción brusca necesaria al sistema de acaparamiento en poquísimas manos de nobles y curas del vasto territorio y de la riqueza general del estado. Por partes, obrando, nunca hubieran alcanzado la equitativa distribución de la riqueza.

Era necesario que la propiedad se distribuya de golpe y vaya nuevamente a su origen del pueblo, a todos, como elemento natural, indispensable para la vida humana, como es el aire, el agua.

Como régimen  transitorio se explica, pues, ese comunismo, mas no como sistema permanente de gobierno.

 

Cerramos aquí su biografía.

Convocamos desde aquí a las familias riojanas que poseyeran referencias o cartas de César Reyes, nos la hagan conocer. Mientras, seguiremos indagando en Rosario, y leyendo sus trabajos que están indicados en el libro  Biobliografía de César Reyes de Cáceres Freire.

 

Ver en   TEXTOS ESCRITOS DE CESAR REYES

 TEXTOS

Escritos de César Reyes

COSITAS DE LA RIOJA

Encontramos hojas sueltas de la Revista “Adelante”, de Abril-Mayo de 1925 bajo el título LITERARIAS escritas por César Reyes, que formaba parte del libro sobre  Folklore Riojano, libro inédito cuyos texto completo se ha perdido. Publicamos a continuación  partes de unas  páginas incompletas encontradas.

 

“Don Juan Schürer Stolle, extranjero, también que anduvo de paso por La Rioja y acaudalado ya, merece un capítulo aparte.

Nos hizo dos cosas: 1º, saca en remate en Buenos Aires, el campo de ‘Musitian’ (voz quichua que significa: ahí esta el molle) que mi buen padre tenía hipotecado al Banco y lo hizo para educar una larga familia de doce hijos, sin mayor renta que eso, un sueldo nacional de $ 400 que entonces ganaban los Tenientes Coroneles, que fue desde los 28 años hasta los 58, en que murió sin pasar de esa graduación, por su carácter rebelde opositor sistemático a todos los gobiernos nacionales y provinciales (se peleó con Roca, después de ser  muy amigo y hasta su secretario, y lo persiguió durante sus dos presidencias y mientras duró su influencia, hasta su muerte) sin que le valieran en compensación, sus meritorios servicios en el ejército, su vasta ilustración no común en el gremio de militares, su talento, su gran memoria sobre todo su privilegiada memoria ni su voluntad de fierro, su carácter, que parece mentira le sirvió de perjuicio.

Y segundo, no queríamos vender la estancia después del remate,…..  Mi padre creyendo que en Buenos Aires no habría interesados por campos en La Rioja, como quien dice ‘al fin del mundo’ o ‘donde el diablo perdió el poncho’, empeñose que se rematara allí; efectivamente en esas épocas nadie se interesaba por suelos riojanos, pero esta vez se  equivocó pues no contó con los especuladores de tierras, con los comerciantes y Don Juan Schürer Stolle le salió al encuentro arruinándole el programa.

Se pensaba este Señor que los campos en La Rioja son como los de Bs.Aires que se puede cubrirlos de maizales o trigales. Y como se puede decir que en ‘Musitian’ nos habíamos criado, teníamos un fuerte apego a ese suelo, al cual nos encontrábamos, en cierto modo adheridos como el esclavo a la ….(ilegible); de ahí que recordar de ‘Musitian’ y maldecir nosotros, ‘los  niños’, al ‘gringo’ era una misma cosa –a mi madre copiosas lágrimas le costó perder su ‘Musitian’. Después cuando el mal no tuvo remedio, entró mi padre naturalmente por las paces, arrendándole el campo, hasta que pudo adquirir uno inmediato.

Posteriormente lo compró mi madre, ya viuda  al ‘gringo’, una de las represas de su estancia, pues esta tenía dos, pero como no nos daba escritura de esa venta tan importante aquí en La Rioja donde una represa vale una aguada – tuvimos que andar en pleitos y aun andamos en ello  y como consecuencia de lo cual, casi me ‘mete a la tipa’ un juez por habérseme volado los pájaros y mandarlo a pasear  por carta a causa de una injusticia sin nombre que me hizo –pues estos señores IN VERBA  MAGISTER, se creen impunes- de modo que si ya no lo Gringueo, y lo demás despectivo que se suele añadir a esto, y no le tengo resentimiento, es sencillamente porque él ya ha fallecido.

Schürer Stolle, comerciante alemán conocido en Buenos Aires, en aquellos buenos tiempos para los de esa raza, anteriores a la guerra europea, jugador a la bolsa y  especulador en tierras, se compró varios campos y acciones de minas en La Rioja, Córdoba y San Luis,  ……   en Musitian quiso continuar con la estancia que tenía mi padre; se buscó el mismo capataz que atendía la hacienda nuestra, compró vacas –las gentes de los ‘puestos’ vecinos aprovecharon porque nada de tonto tiene el paisano, vendiéndole animales viejos y caros a este gringo rico, que por encargue las hacía comprar con paisanos también, y ya se sabe que ‘todos tiran para su lado- e hizo una marca. ¡Gringo Lindo!.

Escribía a su capataz, vale decir al nuestro también, Ñor Zenon –que desde que mi padre hizo el puesto hace cuarenta años, hasta la fecha sigue siéndolo, al Gefe de la estación Punta de los Llanos o ‘Punta de don Aurelio de mi tío Aurelio Vallejo, así llamado por terminar ese campo que fue de él, la sierra de los Llanos, haciendo como una punta; la cual ‘Punta de Don Aurelio’ queda contigua a la ‘Hedionda  de Abajo’, lugar así nombrado porque hay otro denominado ‘Hedionda de Arriba’, que está más en la sierra en cuyos lugares hay manantiales pestilentes; a los capataces de las estancias vecinas; Don Sixto J. Grandoli, de La Rioja, comerciante criollo eximio, del cual se hizo amigo, hago esta aclaración para que no se crea que es gringo, aunque sus tatarabuelos lo fueron, por terminar en  i su apelativo y por ser comerciante, y del gobernador Dr. Wenceslao Fróias o Don Frias, quien andaba muy ‘compinche’ con Grandoli, y con Caferata, exgobernador de Santa Fe, rico home, y especulador de campos también en La Rioja.  Hasta a m, que era entonces un niño, escribíame de continuo preguntándome como a los anteriores si Ñor Zenon le había comprado el  hechor (padrillo ‘que da en las burras) y la manada de buyas –como el decía, por burras;-  cuantas veces parían en La Rioja las cabras por año, y de cuantos cabritos cada vez  porque Maximo Torres (el escribidor casi analfabeto de ‘San Nicolas’ llamado ¿Don Maisimo’ el doutor) le había escrito que las cabras ‘guasas’ paren aquí dos veces por año y de par (lo que es cierto)) y que ‘las finas’, ‘chuschudas’ una sola vez, y generalmente de uno (lo que también es cierto, y dígase sino como la selección y cultura merma la vitalidad) y tal eran las cabras compradas en esta ciudad a Don Sixto y llevadas a su estancia; que si ya habíanle contramarcado las vacas que adquirió y como eran; si el cerco del bañado de una cuadra cuadrada que le hacía don Maisimo el doutor, estaba terminado, si cuantos chanchos había –porque tenia manía por la cría de cerdos y en Buenos Aires poseía un establecimiento de ellos; - si habían comprado los pavos y las gallinas; y si estas ‘hueviaban’; si habían sembrado las semillas de papas para la cría de cerdos, de mani, de duraznos, de damascos, que mandaba para experimentar en terreno de secano, por repetidas encomiendas como muestras sin valor- porque de todo quería abarcar este comerciante, sin conocer el dicho vulgar de que ‘el que mucho abarca poco aprieta’, y sin conocer tampoco la naturaleza de estos suelos, donde semilla alguna puede germinar allí, pues tierra arcillosa y tan caliente que cuando no llueve durante todo un año, es como arrojar al rescoldo la simiente y en lugar de nacer la planta, brota un humito de debajo de la tierra.

Pero el porfiaba, que aún asi ‘a la gustica’ (por rustica) se podría formar un establecimiento agrícola-ganadero, donde no había agua ni para lavarse la cara, pues era y es la escasa de la represa gredosa, vale decir colorada y espesa a tal punto que para tomar era indispensable hacerla pasar por filtro, a los de ciudad, que los del campo, la bebían de lo lindo al natural, como quien bebe chocolate; economizando naturalmente el sobrante del ‘porongo’ con que se ‘engrulle’, y van las sobras a parar al cántaro para no gastar tanta agua.  Ah! Cuanta falta hace allí, ese elemento que sobra en el litoral!. Por lo genera la provincia de La Rioja tiene excelentes tierras y con esa agua, por ejemplo del dique de Córdoba, como decía una señora riojana que viajaba a la ciudad de los togados pasando por Cosquín, al ver la mar de agua depositada, tomándose un ‘julepe’ de Cristo y Señor mío, cerrando los ojos para no ver, de miedo de arrojarse por la ventanilla del tren atraída por la inmensidad del líquido, y haciendo sonar los dientes en actitud de pavor: -digo que decía la vieja esa: ‘Tanta Agua! (Cras, cras, los dientes), con un poco deso La Rioja había florecer!  O como le pasó a un condiscípulo mío, que terminando el bachillerato en La Rioja, y no conociendo más ríos que el rio seco (llamado así por no tener agua sino de creciente cuando llueve una vez al año) le pareció fácil y sin duda romántica la vida de marino, y quiso seguir la marina; al llegar a Buenos Aires y ver el Río de la Plata se asustó exclamando también con pavor, ¡TANTA AGUA! Cambió pues de opinión y en vez de hacerse hombre de mar, se hizo hombre de males, es decir médico.

Yo me salvé de ese susto, al contemplar el Río de la Plata por primera vez, pues iba con mi querido padre a la muerte, llevándolo a Buenos Aires, a su tierra natal donde porfiaba por depositar sus cenizas y mi familia por salvarlo con los auxilios de la gran ciencia de los afamados médicos pues allí como en todas partes los salvan a los enfermos cuando ‘está en Dios que han de sanar’ mi padre murió en efecto en medio de médicos eximios hace eso de 18 años y aun lo lloro!.

 

Continuación. REVISTA ADELANTE  Nº 6 en Monteros, Italia esq. Salta,

 

“CHUPISTOLE”

 

“Mirá César, me decía mi padre haciendo un esfuerzo para hablar, pues venía con un ataque cerebral y había perdido la memoria, pero al llegar a la Ciudad de su nacimiento y de su niñez el entusiasmo sin duda, el recuerdo, el cariño, o qué será, avivó su intelecto, animaronse sus ojos de vivacidad e inteligencia, chispeando bajo su frente amplia y abovedada, como dos luminares en cielo despejado cual los solía tener, y al pasar por cada estación del ferro carril, al amanecer, con el fresco de la mañana, cuando una luz de arrebol depejaba las brumas de las floridas campañas y huertas haciendo aspirar hondo el vientecillo y embriagarse el alma de tanta belleza, natural y artificial (lo que sin duda tonificaba también a mi padre): ‘ese es tal pueblo, en seguida viene tal otro, después llegamos a tal otra parte, etc. fijate por la ventanilla y contempla el río de la Plata’. Y yo lo contemplaba, pero maldito la gracia ni el temor que me inspiraba ¡tanta agua! Veníamos con el corazón desecho presintiendo el triste desenlace que tuvo al fin. Cada vez que voy a llegar a Buenos Aires, se me viene a la representación esa lúgubre escena, aparto la vista del soberbio espectáculo que brinda el gran estuario, y me entrego cabizbajo a las más tiernas meditaciones sobre la bondad, las virtudes de mi padre y lo mucho que le debo, pues ante todo y como síntesis diré que me enseñó a tener carácter ¡Oh, río de Solis, playas de Mendoza, que arrebataste prematuramente el alma buena de mi padre, no dudo que su espíritu –si lo hay- flotará por esas tranquilas azuladas aguas, como alada sirena, que anida los espacios donde solo hay pureza, ora en las profundas agua, ora en los elevados cielos, donde nació y quiso expirar!

 

Volviendo al tema de Juan Schürer Stolle, deseaba saber también este caballero como estaba una huerita que había dado orden le hicieran enterrando unos sarmientos de vid y gajos de higuera, ‘al pie de la cabecera de la represa’ como le dicen sin contradicción a un patio que suelen dejar allí, pues a los costados lo ocupan ‘los bordes’ formados de tierra que sacan para cavar la fosa.

Había mandado alambre  de púa y era el primero de esa clase que llegaba a Musitian y los paisanos lo miraban de todos lados como a ‘bicho raro’, admirándose de las rosetas para hacer el cerco, causándoles novedad esa ocurrencia, y se decían, ‘cómo será de rico que manda esa cosa tan cara que debe ser, cuando aquí hay tanta rama para hacerlo!’

En una ocasión que vino de Buenos Aires a conocer un campo y ver si prosperaba su establecimiento agrícola ganadero descripto manifestábale a mi madre (que se encontraba allí con el que suscribe, es decir en el puesto inmediato nuestro, a quien fue a saludarla y especialmente recomendarle le hiciera el bien de hacer atender su huertita) que era eso para nosotros sobretodo, ya que el casi nunca iría allí, que era por la juta para tener juta y repetía eso de la juta (por fruta).

Exigirle fruta a esos barreales (gradeales durísimos sin agua que se llaman allí, no como los barreales del litoral con agua) es como pedirle peras al olmo –tan solo la higuera planta de los desiertos se aclimata.

Era activísmo al caminar casi corría, y en dos o tres días que estuvo en la estancia no paró un solo momento, revisando el campo, sus cabras, sus chanchos, sus gallinas, sus vacas, no quería comer ni un cabrito recomendando no le sacrificaran ninguno; en una ocasión que apartaron uno con ese objeto, lo hizo volver al chiquero, diciendo ‘pobrecito’ llevenlón, que se aumente la majada.

El había traído sus conservas y de eso se alimentaba, hombre previsor. Pero no previó que si el no comía uno, los `cuidadores` se encargarían de comerse cincucnta. ¡Y no darse el gusto de saborear en el campo el manjar más delicioso por lo tierno y suculento, cual es un cabrito lechón, que comido al asador es de ‘chuparse los dedos!

Era el defecto que tenía, padecía de la especulación, y murió pobre, porque ya se sabe que el esgerñido muere… Sin duda que el ser hombre de negocios y económico es un utilidad y una ventaja, pero no al extremo de rayar en la avaricia –y yo creo que don Juan –como lo llamaban- ni dormía pensando en `hace plata’.  Ha muerto joven y no es difícil dado su carácter nervioso, que sea causa principal, el desgaste ocasionado de tanto moverse y cavilar y fallarle los planes múltiples y complicados. Ya el millonario Rostchild aconsejaba que para hacer dinero, débese abarcar un solo negocio, vendiendo cerveza aunque sea, pero solo cerveza (sino dígalo aquí en el Rosario Don Isidro Fon, que despachando solo Chopp, ha redondeado en un año cuarenta mil pesos – así como suena).

Escribíame don Juan  como digo, correo tras correo, porque tenía empleados en un escritorio de Comisiones, y venían las cartas ocupando el membrete columnas enteras con anuncios sobre las distintas actividades que abarcaba. Era lo que mas impresionaba a Ñor Zenon, ver tanto título, decía: ‘pero como será hom de rico este gringo; fíjese tantos letreros que pone hom de campos, semillas, máquinas, y hasta dice que tiene una casilla en el correo. ¿Y cómo es esa casilla hom? Es una pequeña casa que tiene para que le guarden la correspondencia?

Entonces yo le explicaba lo que significa una casilla de correo.

Y añadía Ñor Zenon: ‘y tan raro el nombre “Chupistole”, o como se llama?’

No, Ñor Zenon, no se llama así, se llama Schürer Stolle, pronunciándolo yo en verdadero alemán. Quería repetirlo el paisano, y volvía  con el Chupistole; y como le corrigiera nuevamente, se desconsolaba  de no poderlo pronunciar y exclamaba rendido y pesaroso y en tono plañidero: “que esperanza pa que podamos nosotros (aludiendo a los paísanos) nombrar eso tan raro”, y efectivamente, por allí los criollos todos lo llamaban de don Juan o de  Chupistole.

Si no habrá temado averiguándome, cuando le avise que por fin le había comprado el ‘romo’ (padrillo que cruza con las burras) si éste era bueno; ‘si daba en las burras’ o buyas como el las llamaba contestándole ya chocado, yo que nunca entendí de negocios, ni de cría: Que de las averiguaciones que había hecho y de lo que hube observar personalmente en su padrillo, cuando bajaba al agua con la manada de burras a cuesta, parecía que el animal ‘repuntaba’ bien porque las hacía ‘tascar’ (rechinar los dientes a las burras, pero que aun no se podía saber, a ciencia cierta, si ello era solo ‘en falso’, pues hacía poco tiempo que servía a las burras, y si bien es cierto que algunas de estas se las notaba algo ‘panzonas’, ello podría también ser, de que con el brote del campo debido a una lluvia que hubo (tan raras allí) comieran demás, siguiendo el adagio que dice ‘en la panza del pobre que se rompa pero no sobre’.  Que tuviera paciencia pues luego se iba a saber de ciencia cierta, que esperara unos meses.  Y así fue, al poco tiempo comenzaron a parir las burras unas espléndidas mulas: pero como el diablo mete la cola en todo, resultaba que generalmente eran las del capataz que ‘echaban cría’, porque el se preocupaba de tener sujetas a las suyas enlazadas en el corral cuando bajaba al agua con el señor del haren, y era precisamente entonces cuando yo, no por curiosidad (no vayan a creer) sino por poder informar a don Juan, me fijaba que el ‘romo’ repuntaba bien. Terminé por pedirle que tuviera bien relevarme de esa comisión tan obcena, que de cualquier otra cosa podría anoticiarlo. Y de haber insistido, le hubiera contestado, como ya lo tenía pensado, por curioso y mercader; que el padrillo, bayo encerrado de braso, era admirables; porque además de las crías, algunas burras quedaban con el  ‘tuschi  florecido’ a la miseria, y eso no debía ser, seguramente, efectos de la lluvia en el campo donde hace nacer margaritas, flores del aire y de los cardones. (1)”tuschi” voz quechua.

Daba un escándalo mayúsculo el tal negocio del romo en la estancia;-por esto Ña Rosa la capataza, apenas el animal comenzaba con las suyas, llamaba a su hijita y su sobrina diciéndoles: ‘dientren pa dentro que el romo está requintando’. Viviendo en esos medios sencillos en cierto modo inocentes, llamábame la atención tanto materialismo de don Juan Schürer Stolle, en pos de su comercio; después he aprendido por el litoral que todo tiene precio hasta el ‘hacer servir ‘ las bestias.

Justo es reconocer que Schürer Stolle fue el primer introductor del molino a viento a esas estancias, siguiéndole después otros, donde da buenos resultados; del alambrado de los campos  -innovación que todavía está por verse si tiene ventaja allí, en esas tierras tan pobres, y así alambrado la legua de campo, luego nomas se acaba el pasto en lo que está dentro y muere la hacienda; mientras que en campos abiertos se anda el ganado en busca de sustento hasta tres leguas y vuelve al agua día por medio. Don Juan enterró en estos campos algún capital en La Rioja del cual no sacó provecho; (pero sí de los Bancos Nacionales donde hipotecó) lo explotaban los criollos. Cansado de estos mandó un administrador suizo, fue el que lo acabó de fundir, negoció las vaquitas y hasta desalambró el campo para venderse el alambrado… Que así va la vida –“peche que vienen pechando” dice el paisano, lo que en lenguaje gringo, se traduciría “estafen que vienen estafando”; porque si yo hoy lo embromo a fulano, mañana sutano me embroma a mi. Estamos en un siglo de materialismo. Extrangeros como estos (el otro es “Patronito”, el primer lustrador que fue a La Rioja, con solo un cepillo y sin caja de betun que hizo dinero) activos trabajadores, emprendedores, mejor si llevaran capital, adelantaría notablemente las provincias, y harían ellos riqueza, siempre que sondeasen el ambiente por un previo estudio, de las personas, de las cosas y del clima para no querer aplicar ciegamente lo que en Europa o el litoral argentino pasa, en estos medios tierra adentro tan diferente.

Si bien yo no estoy mas dispuesto a presenciar cruzamientos como ese descrito del romo y de las buyas.

(Cesar Reyes, Abril de 1923)

 

 

 

 

DE LAS CHARLAS EN LOS BARRIOS

Extractos

 

Vargueños:

Campañeros:

 

                Bien sé que, como riojanos, pertenecéis a una raza de valientes, que habéis luchado con heroísmo en pasadas época de montonera. Ahí esta sino, a la vista el campo de batalla e Vargas, donde vuestros padres, y quizás algún anciano de los que me escuchan, libraron en 1867, una de las más cruentas lides por la organización nacional, donde se batieron con denuedo 5.000 hombres a las órdenes de Felipe Varela, con tres mil al mando de Antonino Taboada.

                Desgraciadamente, fue valor mal empleado en guerra entre hermanos.

 

                Bajo el alero del rancho en el atardecer de un caluroso día del verano,   se apretujaban sentados en banquitos  de madera de algarrobo, nueve hombres;  entre ellos, un anciano y un changuito  de catorce años paradito al lado de su madre.

                Escuchaban con curiosidad y un poco de temor, al Doctor César Reyes, el “loco” Reyes como les había advertido  el dueño de un olivar que ocupaba parte de Vargas, a lo largo de la calle polvorosa que salía del Tajamar  hacia el noreste, camino a Catamarca.

 

                Hombres de Vargas:

                Levantad vuestra casa; dejad el rancho que quede para las gallinas. Levantadla elegante; cortad ladrillo, edificadla; no os aburráis de estar ociosos.

                Aprended a construirla del humilde cuanto laborioso italiano que arriba pobre a esta ciudad, pero la hace en seguida, sólida, estética y cómoda. Haced previamente el hogar, si queréis familia estable. No descuidéis el jardín y la hortaliza y el huerto; arrimadles madreselva, Santa Rita, multiflor, u otras rosedales a los setos. Asead cada uno el frente de vuestra casa, y así tendréis la calle limpia.

                Hay una escuela industrial de hombres en esta ciudad, cuyas bancas están ávidas pidiendo posaderas, pues no hay quien se les siente. Concurrid a esa escuela, aprended a trabajar, profesiones, industria, técnica.

                Mujeres de Vargas: aprended también vosotras a trabajar; el arreglo e higiene de la casa, cuidad; el lavado, la costura, la cocina, son profesiones que dignifican a la mujer, la invierten en factor útil, capaz de gastarse a si misma; y juntamente con el estudio, con la carrera de maestra, y las profesiones liberales, la transforman en igual al hombre para dejar de ser su sierva, su objeto de placer.

                Comprad palas y libros. Fundad sociedades de artesanos y bibliotecas. Guardad el centavo para herramientas e impresos, guardad el centavo para herramientas e impresos, y no tiréis en el alcohol. El alcohol degenera al individuo moral y físicamente.

                Es necesario que os agremiéis en centros de trabajo, y conseguiréis haceros respetar también, así de los acaparadores, lo mismo que de los atropellos de gobernantes.

 

                Al comienzo las palabras de Reyes les resultaban extrañas pero al ratito y a medida que avanzaba, comenzaron a escucharlo sin miedos; otros  vecinos se acercaban tímidamente a la rueda.

                Reyes había creado pocos años antes  el Centro Liberal, junto a los jóvenes José López González, Salvador Díaz Moreno, Armando Romero Chávez, Cornelio Santillán, José Rivera, Enrique Díaz y  Arturo Cabral Barros, de donde surgieron numerosos escritos. En el año 1915 fueron charlas orales en distintos barrios de la Ciudad.

                Las charlas que llamaba “sermones laicos” las reuniría dos años después en su libro  Nuevas y Viejas Rutas.

 

                El anciano casi ciego, un hombre de cerca de noventa  años, escuchaba respetuoso al doctor, hijo de Marcelino Reyes, aquel Teniente con quien había peleado en la sangrienta guerra del Paraguay. 

Y recordaba el Sargento Mayor don Dominato Sánchez.

               

Fue en la Plaza 25 de Mayo, una mañana de junio  me levantaba trabajosamente para hacer la venia militar al  personaje que pasaba, el  ‘Manco Reyes’.

               Juntos anduvimos en el Paraguay, y juntos enfrentamos a la muerte; juntos peleamos en los campos del  Yatay, en Uruguayana,  en  Estero Bellaco, en Humaitá…  Juntos nos batimos en Curupaytí, donde los paraguayos nos quemaron a balazos. Que no caímos en aquella guapeada argentina, de las más fieras de que habla la historia hasta hoy me parece cosa de milagro. Una guerra injusta que nos dividió a los riojanos.

 

                Don Dominato volvió de la guerra  a su fragua y a su yunque de herrero hasta que los años lo alejaron de la forja donde llegó a ser un artista del hierro y del bronce. Apenas un puñado de riojanos había vuelto con don Dominato porque el contingente de Cazadores de los Andes, de glorioso recuerdo en la guerra de la independencia de Chile, fue diezmado en aquella injusta guerra.

                Recordaba que algunas tardes llegaba don Marcelino a su casa solariega con un libro de apuntes.   Había  dos sucesos que el Manco Reyes quería  esclarecer en todo lo posible: la tragedia de Barranca Yaco, donde muere Facundo y toda su comitiva -16 de febrero de 1835- y el drama de Olta -12 de noviembre de 1863- donde el general  Angel  Vicente Peñaloza es asesinado por el teniente coronel Pablo Irrazábal.

 

               En el drama de Barranca-Yaco, obró la instigación de Rosas, la autorización de Rosas, la media palabra presidencial de Rosas, estoy convencido de ello; recordaba  Dominato Sánchez.

               López protegía a los Reynafe,  y  malquería a Facundo.  López era un instrumento de Rosas.  Cullen, ministro de López, había estado en Buenos Aires en misión confidencial. ¿Qué hablaron? Misterio… Y a Rosas y a López les interesaba la desaparición de Facundo.

               La madre del caudillo, doña Juan Rosa Argañaráz,  viuda de don José Prudencio Quiroga, señora muy respetable, a quien conocía en San Antonio, en Los Llanos, tenía la seguridad.

La conocí, ya anciana. Pero muy derecha y en todo el dominio de sus facultades.  Pues, doña Juan Rosa Argañaráz estaba convencida de lo mismo.

               -Al  Chacho le ocurrió lo mismo que al Dr. Marco Manuel  Avellaneda , en Metan. Lo mismo que el gobernador José Cubas, en Catamarca. Lo mismo que al General Mariano de Acha, en la Posta de la Cabra, a todos se les cortó la cabeza, sin consejo de guerra, y cuando estaban rendidos e indefensos. Pero con la diferencia de que el Chacho siempre había peleado en contra del tirano. La sentencia de muerte la traía ya Pablo Irrazábal  desde San Juan, de la Legislatura de San Juan que aconsejaba y adulaba al Gobernador Sarmiento, jefe de la guerra contra la montonera.

 

 Siempre se ha magnificado el triunfo de Caucete le contaba  el Manco Reyes, que  bien conoce el sitio de aquel hecho de armas: una calle larga, un callejón sin salida.

 

Bueno, pues: la montonera, en número reducido, se hallaba desmontada y carneando una vaquillona. Por añadidura, sin el  jefe; pues el general Peñaloza se encontraba lejos de la Puntilla de Caucete. Y en tales circunstancias cayó Irrazábal por sorpresa, como una avalancha, gracias a un aviso recibido horas antes. Entonces la gente de Peñaloza, sin más tiempo que para montar a caballo solo atinó a huir. Muchos murieron en la sorpresa. Otros fueron tomados prisioneros. Y uno de estos prisioneros, reveló el secreto del lugar donde la montonera en fuga,  iba a tirar la rienda…

Yo lo sé  por uno de los actores de aquel suceso:  el Teniente Reyes Bustamante de la fuerza de Irrazábal.  Reyes Bustamante aún vive, afincado en Chañarmuyo, en el departamento de Famatina.

                Recuerdo  quien fue el mandadero que trajo la oreja del Chacho, destinada al gobierno de La Rioja, nada menos que Reyes Bustamante.

Recuerdo a las  personas que presenciaron aquella escena macabra. El gobernador interino Don Manuel Vicente Bustos, que meses antes respondía a Peñaloza, era quien personalmente, y con sorna enseñaba en bandeja de plata a las damas y caballeros, la oreja ‘dañada’, que trajera Reyes Bustamante.

               

                César Reyes continuaba tratando de concentrar la atención de sus paisanos. Las charlas continuarían en el barrio de Pango, célebre en su tiempo, después en Cochangasta  y otros como La Hermita  aledaño a los restos de la Chacarita, una chacra de su madre Mercedes Vallejo  donde se  edificó  la Estación del Ferrocarril de La Rioja.

 

                Desde su regreso  a La Rioja ya abogada se había entregado de lleno a la investigación arqueológica iniciada  a los 15 años e  Incursionaba también en los estudios antropológicos y así les hablaba a los cochangasteños.

 

“Sobre estos bordos de Cochangasta se ha mantenido la raza negra casi incontaminada, aislada de la población blanca de la ciudad, de la cobriza indígena y de la mestiza.”

La charla que diera en Cochangasta (quer se publica completa en su libro, pags. 37 a 72) se refiere primero a que los componentes de esta población  “no se trataba de genuinos descendientes de negros esclavos traídos del Africa al Río de la Plata, esclavos africanos que por otra parte, llegaron a La Rioja, y los hubo aún muy posterior al tiemkppo de la Independencia hasta después del año 1850, marcados.”

Se refiere en su charla a personas que conocieron a una esclava que tenían las hijas de Manuel  Vicente Bustos, en los tiempos de Rosas y Urquiza.  Y dice: “Hasta los reverendos padres de La Merced, acomodándose a la ley de la adaptación el medio, andaban en trata de esclavos multaos, esto es, mezcla de blanco con negro ofricano…”

En la charla que da en  Cochangasta  -que luego completó en forma escrita- explica sus investigaciones de cinco años diciendo que  “me han traído la íntima convicción de que la raza que perdura aquí es de origen indio americano, diaguita y no africano importado”.

Sus explicaciones sobre el particular  parecen ser contradictorias con las características objetivas de los rasgos fisionómicos del indígena americano, que él mismo señala: “color cobrizo, cabello lacio y largo del indio, no mucho prognatismo, ni color blanco de la córnea.”

 

En páginas sucesivas se extiende sobre las obras y canales que se hicieron sobre el arroyo que viene de La Quebrada y los conflictos generados; se refiere a las tamberías y vestigios de viviendas indígenas que descubrió en sus excavaciones. Los cementerios indios, y sus clásicos consejos que les deba a ese grupo de habitantes a quien se dirigía  diciéndoles “negros míos”         .Arremete más adelante contra el gobierno de Joaquín V. González y publica un informe del Comandante de la 4ª División del Ejército señalando que el porcentaje de exceptuados del servicio militar, en los años 1917, 1919 y 1920 de los ciudadanos de La Rioja aumentó en forma alarmante respecto a la clase 1896 del 28 al 53 por mil en la clase que estaba bajo bandera.

“Vos estais muriendo de tuberculosis, cochangasteños, por falta de pan, y habéis sido los dueños de esas ricas tierras y aguadas, hoy ej poder de sólo tres familias; y vosotros, algunos centenares, confinados a las lomas peladas, donde sólo el chaguar y el cardo crecen. Instruíos para que aprendáis vuestros derechos, y no os lo dejéis arrebatar con nade, y los reivindiquéis. No bvayáis a la taberna, a embriagaros; el vicio de la borrachera degrada al hombre y lo extenúa. No hay cosa que alivie en cambio más, que el trabajo y el estudio.”         

Después les explica que las familias Rincón, Carreño y Villafañe adquirieron esas propiedades explicándole un largo proceso posesorio a pesar dice de haber cosa juzgada definitivamente, la posesión la conservan los herederos, nietos y bisnietos de don Jacinto Rincón, ‘quien la hubo –dice- como se vió, por despojo de la madre que lo adoptó siendo gobernador.”  Y  les explica a los cochangasteños el origen de las mercedes que otorgaba el rey de España quitándole la tierra a los pueblos de indios, para formar latifundios en provecho de peninsulares.

Escribe sobre el Negro Solano, repartidor de brevas de Cochangasta y cuenta del Molino de la Merced que tenían los sacerdotes que funcionaba por el año 1890 utilizando la corriente del agua para hacer mover una rueda de granito, que desapareció  con la construcción del canal que no dejó la cascada y desapareció esa industria donde acudían los arrieros con sus tropas de trigo a moler. Y termina la charla:

  “Hoy vostros os ocupaís en vender brevas de ‘los ricos’ de Cochangata; del señor Benjamín Rincóon, actual gobernador de la provincia, nieto de don Jacinto Rincón; de doña Napoleona Rincón, hija de don Jacilnto Rincón, etc.  Váis por las calles, descalzos, a pie, o en burritos, conduciendo las brevas en canastos hechos de gajos de poleo o caña, por vosotros, y ya es una industria que os alabo. Pasáis así las calles, agobiados, cogoteando canastos. Algún centavo ganáis en vender para otros las brevas de las que fueron fincas de vuestros abuelos, que no alcanza ni para comprar alpargatas o camisas, pues andáis semipilachos.”                                                                                                       

“ENTRE LAS BREÑAS”

En 1923 publica en la Revista América Latina un “Estudio del alma popular o psicología del pueblo a través de su lenguaje”  del cual publicamos extractos del  capítulo titulado “Cositas de La Rioja”.

 

                “Metidos en un apacible, fresco y fragante vallecito de la serranía del Velazco, ño Pedro con ña Ventura, estaban de capataces en el puesto, ``El Cerro``, de un cuñado mío.

                Era ño Pedro un paisano de regular estatura y grueso, de tez morena, barba lampiña. Para mayor abundamiento diré que era flojo, como suelen ser los hombres del pueblo en esas campañas, todavía a lo indio, pues aún aquí, pasa como en la Tierra del Fuego con los fueguinos, al decir de uno de estos según Agustín Alvares en una de sus obras: ‘hombre sentate nomás y mujer hacerlo todo’. Ño Pedro a la orilla del fuego, casi siempre –que es frío allí sobre la cima del Velazco donde residía el puesto – pintando marcas y contando cuentos y mentiras, acompañados de risas por todo, la sacaba bien mientras que a la guapa de ña Ventura se la veía corretear volviendo las cabras al chiquero, cuesta arriba las lomas, por entre peñascos y saltos, ‘como si fuera de quince’, al paso que la pobre vieja tendría a lo muy menos sesenta de edad. Así  vieja, a pesar, era una perfecta cabrilla, que tiraba al monte, cual todas, ¡cómo habría sido en su juventud!

                Ño Pedro no tenía mas habilidad que contar cuentos, y cuando andaba farreado (ebrio) darle una buena tunda a su vieja. ‘Para que tomara amor al servicio, como dicen estos gauchos, y lo hacen con sus indefensas y servidoras mujeres.

                Naturalmente que chicos y  grandes, rodeábamos a ño Pedro a oir sus sabrosas mentiras, pues solo íbamos al cerro por descansar cuando las vacaciones veraniegas, a gozar del clima fresco y de la naturaleza pintoresca, en ese valle del Velazco, cubiertas sus lomadas de corpulentos y verdes biscos, talares y molares, a cuya sombra crece abundante la salvia, la menta, el romero, el cedrón, impregnando con su aroma la atmósfera; y la cristalina fuente convida arrodillarse entre helechos y musgos, para sorber la fresca agua, metiendo en ella boca y narices, y olvidarse así de tantos cumplimientos que trae la refinada cuanto incómoda ‘‘civilización’’ que le llaman y le llamamos los habitantes de ciudades.. Porque así es el hombre, en los pueblos populosos, compitiendo con sus rivales le da por ser super-hombre.

                Nunca me olvido los juegos de mi niñez en la estancia ‘’Musitian’’, solíamos jugar a los caballos; y yo no sé, siempre que la bonitilla Elena, la hija del capataz, le daba por ser la yegua zaina madrina de la manada, a mi  movíanme fuertes instintos de ser el  fornido cuanto intrépido padrillo negro; ni titubeaba siquiera por lo del color, no estaba en mira el pelo, sino el ser macho. De este modo a las jugaditas, simulando a la naturaleza, muy a menudo se suele sacar el mejor partido de las cosas.

                Alrededor del fogón, sentados sobre troncos, o tirados de costado al suelo, entre las breñas, muy atentos escuchábamos la palabra del maestro de esa salvaje naturaleza.

                Decía, por ejemplo, que una vaca que tenía ‘’ñor’’ Fermín Funes, el del puesto ‘’Juan Caro’’, se la adjudicaba el ‘’gringo del Saladillo’’, sosteniendo éste, que la había robado aquél. Añadía ño Pedro, que a su parecer la tal vaca era de Funes puesto que Funes la tenía en su poder  - y esto que ño Pedro no conoce el principio de derecho que dice que en materia de muebles, la posesión vale por título.

                Y como se le dijera si al fin cual tenía razón; si el gringo del Saladillo, ñor Funes de Juan Caro, contestaba, refiriéndose a éste, a quien daba ya la razón: ’’Bueno, la verdar es que el hombre, también tiene razón a su modo’’.

                Ño Pedro era pues filósofo ecléctico, y en esa forma seguramente pensaría que la sacaba mejor…

                Y a la verdad que esta salida astuta del gaucho, esquivando de expresar francamente su pensamiento, esta irresolución o excepticismo, no deja de ser ya en ciencia ‘’una razón a su modo’’ puesto que ‘’las cosas toman el color a través del cristal con que se las mira.’’ Hoy está de última moda, el relativismo, filosófico de Einstein, y no obstante esto es bien viejo: toda la filosofía de la India, desde el  Veda,  las Leyes de Manú, y aún antes con el Egipto que se pierde en la leyenda, con Ermes, se fundan en ella, siendo uno de los axiomas básicos del Kybalión, el siguiente: ‘’como arriba es abajo, como abajo es arriba’’.

(…)

                Según dije, cuando yo la conocí a  ño ventura, tendría sesenta años, no menos veinte le llevaría adelantados, a cuenta, a  ño Pedro. Estaba ya completamente canosa, la boca hundida, y cuando reía –lo  que hacía muy a menudo, teniendo un carácter bastante jovial, y esta gente aunque sufra materialmente es resignada y vive contenta de su suerte, desde que tiene un horizonte bien limitado de aspiraciones – le parecían solo los dientes caninos, los incisivos ya habían desaparecido a fuer del asiduo combate con los fuertes alimentos montañeses de fibra dura las carnes, y de roer e hueso durante esa respetable existencia.

                Tenía mirada vivaz, centelleante, ojos bien grandes. De la boca me olvidaba decir que no era menos, casi se extendía, al reír, de oreja a oreja. Por lo tanto  ño Pedro no puede haberse enamorado sino de sus ojos. Porque además, tocante a su virginidad, no había caso; cuando la conoció, tuvo ya una hija, la rubia Isabel, alegre y simpática como su madre, a la par que fea. En esto también el paisano sigue de común las costumbres de los hombre primitivos; se casan los jóvenes con la ‘’vieja’’, mejor si ya tiene familia, así resulta más amor mas placer, y más ayuda como ocurre entre los onas de la Tierra del Fuego al decir de José S. Alvarez que los estudió ensitu, en su obre ‘’En el mar Austral’’; ‘’ningún joven juicioso se casará con muchacha inexperta, siendo de orden elija una vieja, así como las muchachas eligen de preferencia a los viejos’’.

                Era  ña Ventura ‘’un peine’’;  preguntábamosle de cómo lo había conquistado a su Pegro, y ella muerta de contento, riéndole el alma, contestaba: ‘’Vea niño, allá en Sañogasta peonaba yo, y debía todos los días acarrear a las casas, cogoteando, el agua de un arroyo con un cántaro puesto sobre mi cabeza. Al riacho acudían y con el mismo objeto las demás vecinas del pueblo, y también peoncitos, de modo que había juntas allá en el rincón del callejón, bajo los sauces llorones, en la acequia que atravesaba la viña de don Bonifacio, para entrar por la callejuela a lo de  ño Sindulfo.  Un día encontré allí un muchachito que estaba por levantar en su tina aquella agua mansa y pura, y lo comencé a conversar y ya me gustó de agarrármelo para mí- este es Pegro’’-

                De ese modo, pues, por obra de la casualidad, de la audacia de  ña Ventura, de la soledad de la fuente y del sauce llorón, que se prestaban para levantar corazones, es como  ñor  Pedro llegó a ser propiedad de  ña ventura –el documento público se lo dio después el señor cura  el gefe del registro civil.

                Ya maritalmente, vivía así contentísima con su Pegro en “El Cerro”. Las únicas rabietas que pasaba era cuando su hombre, ibase a la ciudad distante cuatro leguas, a buscar ‘’vicios’’, decía, y efectivamente que se costeaba en procura de vicios: la borrachera y otro más, según  ña ventura, porque ella afirmaba que su Pegro, tras de las farras con vino de la más pura uva de La Costa y Chilecito –dulce al paladar, fragante al olfato y tonificante al organismo- hacía el complemento de ‘’farrearse con mujeres’’, lo cual, especialmente, constituía para la pobre cariñosa vieja el mayor martirio, sintiendo sin duda de que ‘’!os celos son una cosa terrible!’’. Esto le costaba dolores de cabeza, y entonces decía que eso de los celos no podría sufrir.

                Se tomaba la cabeza, apretándola con las dos manos, pues le sobrevenía jaqueca, -y era la única enfermedad de que padecía- viéndose entonces precisada a ponerse parches porosos en las sienes.  Se le encendían los ojos como fuego, y se le nublaba la vista como si tuviera  nube- parecía bruja.

                Al caer el sol, cuando sus últimos reflejos al sepultarse en la montaña del occidente bañaban de tenue luz los valles del oriente, a esa hora en que más nítidamente se percibe el horizonte, ella contrita, macilenta, tomaba la sendita que va a la ‘’Loma de la Calera’’, desde cuya cima se distingue perfectamente ‘’el pueblo’’ (la ciudad de La Rioja) y el camino que va de aquí  al puesto, pensando poder divisar por esas caídas que riela el sol con tenue luz, la silueta de su Pegro querido, allá a la distancia encaminándose de regreso al rancho donde lo espera impaciente su amor.

                Si pasaban ya unas tres noches que su Pegro no volvía, ella ya no podría aguantar, y hacía viaje al pueblo a traerlo, malgrado lloviera o cayera piedra inundando los caminos o empedregando la cuesta la creciente con los bloques de granito que desploma cuesta abajo. Llevaba de paso, metidas en las arganas de cuero, sacando la cabeza, varios cabritos, mitad para sus patrones, mitad para negociarlos, haciendo así de una ida tres mandados. Esto aunque tuviera que soportar la tunda que su hombre entonces le propinaba, dado que ‘’iba a acabarle el gusto’’.

                Solía de esto ponerle la queja a ‘’sus amos’’, para que ellos lo aconsejaran a su marido; y  argumentábales con toda astucia, a mi cuñado que Pegro dejaba solo el puesto, sin cuidar de la huerta, de las vacas  de la majada, y a mi hermana le confesaba eso de los celos, motivado por la infidelidad de su esposo.

                Malgrado, pues estas contrariedades, la mayor parte de sus días,  ña Venura la pasaba muy contenta allí en esa serranía, entre el apacible silencio, el pintoresco verdor, el embriagador perfume, la mansa fuente, la suva brisa y los tiernos animalitos del monte de los altos biscos y frondosos mollares, con su cara mitad, allí solitos, como en un paraíso.

                El trabajo no la amedrentaba, al contrario, lo hacía con gusto por la parte que tocaba a ella y por la parte que correspondía a su buen amor –el  zánagno- pues ‘’era de fierro’’ y ‘’se había formado, contaba en el trabajo’’.

                Taloneando ligerito pues, con sus alpargatas colocadas de modo que le cubrían solo el empeine del  pié, dejando a la intemperie el talón, solía andar por entre las piedras, chancleteando. Era la que ordeñaba las vacas, bien temprano, al amanecer, cuando la alborada cobre de arrebol el verdinegro ondulante panorama de las lomadas. Enseguida daba de mamar a los cabritos, largaba la majada al campo, conduciéndola hasta cierta altura del cerro; y a la tarde cuando quedaban las cabras y ovejas entretenidas en pacer la hierba tierna de los tendidos prados en la cima de las truncadas y distantes montañas, ella era, por lo regular, que iba a bajarlas, haciéndolas tomar, a gritos retumbantes y acompasados, el camino del redil; y así entre saltos y tumbos por los peñascos cuesta abajo, pastora y majada  deslizábanse confundidas entre gritos y balidos, como si se precipitaran. Al ser contempladas desde la  ladera- danzando y cantando al abismo.

                En el resto del día hilaba y tejía, pues siempre su telar estaba armado. De esa urdimbre, salían vistosos peleros, jergones, frazadas y ponchos finos para el apero de su hombre y el mercado; y tal era su habilidad en esta industria heredada incàsica, que hsta finos cordobanes confeccionaba para el traje de su Pegro, que ella también cortaba y cosía.

                Luego atendía la cocina sin descuidar por eso el cultivo de hrotalizas-y por lo mismo.

                Finalmente las flores eran también de su esmero. Frente al patio de la casita sembrado de moles de granito, formó un jardín en el cual siempre respalandecían y perfumaban, los alelíes, los pajaritos, las siemprevivas, las recedas, las buenas noches, las multiflores, las madreselvas, y  hasta las tripas de fraile.   

(……)

                Ña Ventura era pues de esas mujeres a quienes dominaba los sentimientos biológicos, que viven para amar y de estas hay en todas las capas sociales. (…)

                Equivocada que haya estado  ña Ventura con su teoría exclusivista –quiero suponerlo- no lo sacó del todo mal; pues prescindiendo de las palizas que su hombre le prodigaba cada vez que se excedía en los celos, pudo así tenerlo sujeto ‘agarrándoselo para ella’’ desde su mas tierna infancia por toda la vida; pues cuando ña Ventura exhaló el postrer gemido en su lecho de muerte, su Pegro le respondía íntegramente. Fue después de viudo que no pudiendo ceder a sus tendencias de ‘’hacer la vida’’ a la parisiense, que se desposó en segundas nupcias con una largada de la mano de Dios, llamada ‘’la campo llovido’’ o la ‘’chaparrón’’ seguramente porque de ordinario solíase descolgar sobre ella algo así como un chaparrón de amores.  Solo la muerte pudo permitir que sea de otro.

                ¿Existe hoy estos tipos de mujeres amantes y laboriosas, en las ciudades? No muy común; aquí  el que usa de su derecho a nadie daña – es la máxima de moral que se aplica. Y con justicia a su modo, desde que ‘’la libertad debe ser igual para todos’’. O monogamia para ambos sexos, o poligamia también para ambos.