El federalismo y la situación nacional

Setiembre 2018

Desde nuestra  propuesta de lanzar el  Manifiesto Federal  en La Rioja que realizamos en el año 2016, hemos tratado de desligar los objetivos de dicho Manifiesto de la situación política tanto a nivel provincial como nacional.

Las propuestas del Manifiesto están al margen de las divisiones políticas o ideológicas actuales, si bien recibimos algunas opiniones contrarias a los objetivos y propuestas que surgen de dicho Manifiesto.

Consideramos que una gran mayoría del pueblo riojano siente y reivindica el pasado federal de aquellas luchas, que finalizaron con la derrota de Pozo de Vargas, si bien la resistencia continuó bajo distintas formas.

Pasaron poco más de 150 años desde aquella derrota del Federalismo y el pueblo riojano reivindica en canciones y homenajes, la gesta de aquellos caudillos y principalmente de los hombres y mujeres que lucharon y murieron en esa larga guerra civil.

El  patriótico esfuerzo que realizó el pueblo de La Rioja durante la campaña de la Independencia de San Martín y Belgrano,  continuó más tarde en la lucha que para ser más explícito, libramos contra Buenos Aires y sus dirigentes desde 1826 hasta el  gobierno de Mitre.

A través de nuestros documentos en  Historia de La Rioja planteamos fundamentalmente las cuestiones estructurales  que consideramos las causas principales del modelo centralista y unitario de la Constitución Nacional con sus poderes hiper presidencialistas y las leyes que desde 1880 hasta hoy  fueron consolidando el modelo.

Ello condujo un desarrollo económico deforme de nuestro país que ha terminado en una Metrópolis de 17 millones de habitantes y un país vacío, como lo analizamos en nuestros documentos sobre la METROPOLIS  BUENOS AIRES.

Con el estudio de la realidad económica del país durante la guerra civil que se extendió prácticamente hasta 1880 pudimos conocer las causas  económicas que son la base sobre las cuales se fue edificando el Estado, su Constitución y su  leyes,   y se generan  la división de sectores  y clases sociales.

Hemos publicado el Ensayo   La Rioja, Economía y Sociedad  que sintetiza ese análisis.

En  Historia de La Rioja nos abstuvimos de analizar  la situación política y social que atraviesa el país desde que comenzamos nuestro estudio hace ya diez años.

 

Sin embargo, resulta  imposible  deslindarse de la situación política, económica y social que estamos atravesando, porque consideramos que gran parte, de los graves problemas que hoy vive el país se derivan de la estructura económica, demográfica, y políticamente concentrada en la Metrópolis Buenos Aires, donde reside el poder político y  económico.

Considero  que  el análisis de la situación derivada de la política del gobierno nacional o provincial,  excede el contenido de  estas páginas de Historia y corresponde a otros ámbitos.

Sin embargo, quiero señalar que tanto desde el Gobierno de Menem-Cavallo hasta hoy, las causas estructurales del Centralismo no se han modificado.

Peñaloza  y quienes le  siguieron lucharon contra el centralismo de Rosas y del mitrismo; precisamente la historia de La Rioja (la provincia mas veces intervenida por el Poder Ejecutivo) muestra claramente  nuestra  dependencia del poder central.

Creo que el ejercicio del  poder hiper presidencialista  ha sido similar.

Es preciso   reconocer que  en determinados períodos de los gobierno llegaron más ayudas desde el poder central hacia las provincias en los últimos años; algunas más beneficiadas que otras.  Pero las causas estructurales se han agravado como puede comprobarse en los hechos que se han sucedido en lo que va de este año  2018. En particular, las decisiones del endeudamiento externo sin participación del Congreso Nacional.

A Buenos Aires llegan delegaciones de ministros y gobernadores de provincias, diputados y senadores a gestionar fondos y reclamos. 

Primeramente fue la negociación de la coparticipación federal y el acuerdo de gobernadores con el poder presidencial; más tarde con el estallido de la crisis económica/financiera  se plantean las quitas y ajustes a las provincias.

 Esta es la realidad que muestra claramente la dependencia  de las provincias.

La realidad ha mostrado también la inutilidad del Senado donde se arreglan  complicidades y oportunismos políticos, no precisamente intereses federales.

En Historia nos abstendremos de entrar en el conflicto político en que aparece dividida la sociedad.

Tampoco vamos  a  mirar para otro lado la corrupción empresarial-estatal que  desde aquella famosa definición de la represa de  Yacyretá calificada como “el antro de la corrupción”, la “Patria contratista”, los “jueces de la servilleta”, el “Cartel” más reciente de la Cámara de la Construcción revelado por los mismos empresarios y el lavado de dinero en los paraísos fiscales que involucra a ministros y funcionarios actuales. Todo lo cual  ha  caracterizado los últimos 30 años.

El debate político para mí está instalado   en otros ámbitos de la realidad actual en la que participo realizando  estudios sobre  la economía  nacional, en particular sobre las economías regionales, considerando que los problemas que atraviesa nuestro país, están originados en una cuestión esencial que se podría sintetizar muy brevemente de este modo.

 

Solo en períodos acotados de nuestra historia reciente, desde el fin de la IIª Guerra mundial, el país tuvo períodos en los cuales la producción  nacional, industrial y agrícola ganadera  y la exportación, alcanzó para tener superávits comercial externo, es decir que lo que exportábamos superaba lo que importábamos y un  mercado  interno abastecido por el desarrollo de las industrias básicas.

Tuvimos una industrialización muy desarrollada que comenzó a caer a partir los años  ’60.

En las últimas tres décadas hemos perdido el autoabastecimiento energético;  el déficit del comercio exterior viene cayendo desde el año 2010, y el período de altos precios de las commodities que exportamos han caído en toda la región, con las consecuencias que estamos viviendo. Y las consecuencias de ello, ha sido el pago de la deuda externa que se ha llevado más de un PBI de la Argentina en las últimas tres décadas.

Desde este punto de vista se pueden analizar los períodos de crisis cíclicas de las últimas décadas.

 

En Historia de La  Rioja, seguiremos trabajando en la investigación de la economía de  nuestra provincia, en los temas que considero vitales para el crecimiento  y la  mayor autonomía provincial:  el agua  para la mitad  árida de la provincia, un tren de trocha ancha que llegue a Chilecito y  Aimogasta; un camino comercial para la exportación al Pacífico por Copiapó,   una explotación de la minería tradicional (no a cielo abierto) que reactive el cable carril; y un incremento más  solido en la generación de la energía eólica y solar. Ello permitirá el desarrollo de las fuerzas productivas y la distribución de la tierra a quienes la necesitan para trabajarla.

Pero  nada se conseguirá sin duda  sin la participación de los riojanos, particularmente de  los  jóvenes creativos y esperanzados en un porvenir venturoso para  el futuro de nuestra provincia.

El proyecto de MANIFIESTO FEDERAL está en manos de nosotros los riojanos para lanzar  una  proclama que reivindique el Federalismo.

 

Carlos Ceballos Guzmán

Buenos Aires, Setiembre 2018

 

Nota:  Invitamos a nuestros lectores a darnos sus opiniones y  brindarnos sus aportes.

Escriba a:  lorcasceballos@gmail.com